Hawai libra sin problemas el paso de Iselle y Julio

  • Al parecer las tormentas sólo fueron un susto en lugar de representar una amenaza significativa.
  • Iselle pasó sin afectar a los bañistas y surfistas en el archipiélago.
  • De acuerdo con los pronósticos, Julio pasaría a unos 255 kilómetros al noreste de las islas.

El archipiélago de Hawaino registró mayores daños tras el paso de dos huracanes que supuestamente golpearían al estado.

Esto no fue como Sandy o Katrina, o cualquier otra tormenta cuyo nombre recuerdes Luego de que la tormenta tropical Iselle pasara sin afectar a los bañistas y surfistas en Hawai, el estado observaba la trayectoria del huracán Julio, que de acuerdo con los pronósticos pasaría a unos 255 kilómetros al noreste de las islas cuando tenga su mayor aproximación, el domingo.

Aunque las previsiones para Julio pueden cambiar rápidamente al parecer las tormentas sólo fueron un susto para Hawai en lugar de representar una amenaza significativa.

"Esto no fue como Sandy o Katrina, o cualquier otra tormenta cuyo nombre recuerdes", dijo Sylvia Dahlby, residente de Hilo, en la Isla Grande. Esa ínsula recibió el viernes el impacto de una tormenta Iselle ya debilitada. Para la noche de ese día el Servicio Meteorológico Nacional anunció que había cancelado todas las alertas y advertencias de tormenta para el estado.

Iselle derribó algunos postes de electricidad, de teléfonos y árboles pero no causó daños mayores o lesiones.

La tarde del viernes la gente salió luego de que la congestionada ciudad de Honolulu luciera vacía por la mañana.

Vientos y lluvia cayeron sobre Maui, Oahu y Kauai y rondaron la Isla Grande. El Meteorológico emitió alertas de inundación para Oahu y Kauai el viernes por la noche. Dos comunidades en Puna quedaron aisladas por caminos dañados lo que llevó a autoridades electorales a posponer la votación en dos casillas, aunque se especificó que el resto de la votación programada para el sábado se mantendrá de acuerdo con los planes.

Aunque careció de fuerza, Iselle fue la primera tormenta tropical en descargarse sobre Hawai en 22 años. Tras su paso, productores de café en la Isla Grande recorrieron caminos anegados para verificar el estado de sus cosechas.