Bolivia se apoya en Paraguay para mejorar hidrovia

Bolivia se nutrirá de la experiencia de Paraguay sobre el uso de una hidrovía que da hacia el océano Atlántico tras un acuerdo firmado por los presidentes Evo Morales y el gobernante paraguayo, Mario...

Bolivia se nutrirá de la experiencia de Paraguay sobre el uso de una hidrovía que da hacia el océano Atlántico tras un acuerdo firmado por los presidentes Evo Morales y el gobernante paraguayo, Mario Abdo Benítez.

Este último llegó a La Paz la mañana del miércoles y ambos mandatarios conmemoraron los 84 años de la firma del cese de hostilidades de la Guerra del Chaco, librada entre los dos países entre 1932 y 1935.

Poco después, en el Palacio de Gobierno, firmaron 16 acuerdos estatales y cuatro privados. Entre ellos destacaron el estudio para la construcción de un gasoducto desde Bolivia hacia Paraguay, el intercambio de información para la lucha contra el narcotráfico y la trata y tráfico de personas en la frontera común y el ya mencionado fortalecimiento del uso de la hidrovía Paraguay-Paraná, que es mejor aprovechada por los paraguayos según el ministro de gobierno boliviano, Carlos Romero.

La hidrovía Paraguay-Paraná es una ruta fluvial que conecta al océano Atlántico y cuyas nacientes están en Bolivia. 

El acuerdo se firmó “con el objetivo de garantizar facilidades comerciales y las mejores condiciones de navegación”, señala el documento.

El canciller paraguayo, Luis Castiglioni, dijo que ponían a disposición de Bolivia su flota más grande de barcos que transitan por esa ruta.

“Lo que queremos es diversificar el flujo comercial, la comisión binacional de comercio y relaciones económicas plataforma para completar”, dijo por su parte el mandatario paraguayo.

A su vez, Morales expresó su agrado por el acercamiento entre ambos países. “Antes éramos considerados países pequeños, sin integración, países pobres. Ahora encabezamos el desarrollo y el crecimiento económico”, agregó.

Bolivia perdió su acceso al Pacífico tras una guerra con Chile en 1879 y desde hace meses explora alternativas para utilizar lo menos posible puertos chilenos tras un fallo de la corte de la Haya que no le benefició dado que negaba a La Paz una negociación con Santiago para habilitar una posible salida al mar.