Trump y Biden se manejan como si el resto no existiese

Los demócratas no elegirán su candidato a la presidencia por otro año, pero Donald Trump y Joe Biden se manejan como si la contienda fuese entre ellos solamente.Biden, quien fuera vicepresidente de...

Los demócratas no elegirán su candidato a la presidencia por otro año, pero Donald Trump y Joe Biden se manejan como si la contienda fuese entre ellos solamente.

Biden, quien fuera vicepresidente de Barack Obama, ha ignorado prácticamente a sus contrincantes en las primarias y se enfoca exclusivamente en Trump, criticando particularmente lo que describe como su retórica racista. Pero la atención que presta el presidente a Biden es lo que sorprende a todos, tanto a aliados como a detractores del presidente, que creen que Trump puede estar agrandando la candidatura de alguien que lleva apenas un mes en la contienda.

Los asesores de Trump le han recomendado en privado que no hable tanto de Biden. Pero el mandatario ha hecho lo contrario, emprendiéndola contra el ex vicepresidente más que contra cualquier otro aspirante demócrata. Su última crítica fue tal vez la más virulenta: Durante una visita a Japón, dijo que aprobaba la descripción del líder norcoreano Kim Jong Un, quien dijo que Biden era un “individuo con un coeficiente intelectual bajo”, de acuerdo con Trump.

Un colaborador de la campaña de Biden dijo que esos comentarios eran “indignos de la presidencia”.

“Estar en el extranjero, en el Día de los Caídos por la Patria, y alinearse repetidamente con un dictador asesino en contra de un compatriota y ex vicepresidente... eso lo dice todo”, expresó la subdirectora de la campaña de Biden, Kate Bedingfield.

Varios dirigentes demócratas dicen que la trifulca refuerza el argumento de Biden de que es quien más posibilidades tiene de derrotar a Trump en el 2020. Para muchos votantes, eso es lo único que cuenta. Y Trump está ayudando a Biden.

Parece claro que Trump y su gente consideran a Biden su rival más peligroso. Y las críticas al ex vicepresidente podrían aumentar si mantiene su gran delantera.

“Trump parece obsesionado con Biden, lo que hace pensar que le teme”, expresó Gary Pearce, dirigente demócrata de Carolina del Norte.

“Es obvio que Trump la emprende contra Biden porque lo considera su principal rival”, sostuvo la estratega republicana Alice Stewart. “Desde la perspectiva de Biden, no podrías pedir una coyuntura más favorable”.

Las críticas de Trump a Biden no son parte de una campaña organizada, según tres personas familiares con la campaña que hablaron a condición de no ser identificadas por no estar autorizadas a tocar el asunto. Y son una reafirmación de que Trump cree que él mismo es su mejor estratega y da prioridad a su instinto por sobre las recomendaciones de sus colaboradores.

En las últimas semanas el mandatario cuestionó la inteligencia de Biden, su energía, los rumores de que toquetea a las mujeres, sus votaciones en torno a asuntos de justicia penal y su dedicación al estado de Pensilvania. Trump le dijo a los votantes de Pensilvania que Biden los había “abandonado”. Biden nació en Scranton, Pensilvania, y se fue del estado de niño, cuando sus padres se mudaron por razones laborales.

“Jamás he olvidado de donde vengo”, dijo Biden en un tuit. “Mi familia se tuvo que ir de Pensilvania cuando yo tenía 10 años. Nos fuimos a Delaware, donde mi padre consiguió un trabajo que le daba de comer a la familia. Trump no entiende las luchas de la gente trabajadora”.

Trump acentuó sus críticas a Biden el lunes en el exterior, al aprobar los comentarios del norcoreano Kim.

“No tomo partido en cuanto a si estoy a favor de alguien o no”, declaró a periodistas cuando le preguntaron si prefería a un dictador violento por sobre el ex vicepresidente. “Pero puedo decirles que Joe Biden fue un desastre”.

"Kim Jong Un dijo que Joe Biden era un individuo de bajo coeficiente intelectual”, manifestó el presidente. “Probablemente lo es a juzgar por su historia. Creo que estoy de acuerdo con él en eso”.

Al día siguiente Trump sostuvo que le estaba haciendo un favor a Biden, porque el líder norcoreano había dicho en realidad que Biden era “un idiota de bajo coeficiente intelectual”. Agregó que él hizo una descripción “mucho más suave” al decir que era un “individuo con bajo coeficiente intelectual”.

“¿Quién se puede molestar por eso?”, preguntó en un tuit.

Los republicanos creen que las críticas de Trump no lo ayudan y que pueden convertir a Biden en el abanderado de los demócratas.

Trump trata de pintar a todos los candidatos demócratas como “socialistas”, pero Biden tiene buen arrastre en la clase obrera de Michigan, Pensilvania y Wisconsin, tres estados clave que Trump necesita para conseguir 270 votos electorales.

Hay también quienes opinan que Biden es tal vez el candidato más débil de los demócratas.

“Creo que será el más débil porque lleva sobre sus espaldas 44 años de servicio y tendrá las mismas vulnerabilidades que (Hillary) Clinton”, a quien Trump derrotó en el 2016, expresó el asesor de comunicaciones de Trump en el 2016 Jason Miller.

___

Miller informó desde Washington.