La paga anual de los jefes de las grandes corporaciones de Estados Unidos ascendió el año pasado a un promedio de 12 millones de dólares, 800.000 dólares más que el año anterior, determinó un sondeo.

La remuneración para los jefes de empresas incluidas en el índice S&P 500 _incluyendo salario, acciones y otros tipos de compensación_ aumentó pronunciadamente debido a que está indexada a los valores de cada compañía, que el año pasado alcanzaron nuevos récords gracias al buen desempeño de la economía y a la reducción de impuestos, según un análisis de la firma Equilar hecho a solicitud de The Associated Press.

Para el trabajador común, sin embargo, la remuneración no está subiendo a un ritmo similar. La media el año pasado fue de 3%, menos de la mitad del de los jefes corporativos. La media quiere decir que una mitad está por debajo y la otra por encima.

El sondeo calcula que para un trabajador promedio, le tardaría 158 años alcanzar la paga que recibió el jefe de su empresa en 2018, siete años más de lo que tardaría si ambos quedaran con la paga recibida en 2017.

El descontento popular sobre la creciente desigualdad económica está aumentando en todo el mundo, desde los pasillos del poder hasta manifestaciones en las calles, pero apenas ha empezado a tener alguna influencia en las salas de conferencias donde se decide la remuneración para los ejecutivos.

Por lo general, a la junta directiva de una empresa le importa más darle suficiente dinero al ejecutivo para que no se vaya a una empresa competidora. Le importa menos la diferencia entre la remuneración del jefe y la de sus empleados.

"Es normal que una empresa se pregunte '¿cuánto le pagan a otros en otras empresas, que hacen un trabajo similar?' Y es normal que si la junta directiva tiene confianza en su ejecutivo, no le van a pagar menos que a otros en la industria", comentó Eric Hosken, analista de la firma Compensation Advisory Partners, que asesora a directivos de empresas.

Aparte de eso, los inversionistas siguen votando a favor de paquetes generosos de compensación para los ejecutivos de empresas, aunque el margen de diferencia está disminuyendo.

El estudio de Equilar hecho a solicitud de AP abarcó a 340 ejecutivos en empresas incluidas en la lista S&P 500 que hayan estado por lo menos dos años fiscales al timón de su compañías y que hayan presentado documentos financieros entre el 1 de enero y el 30 de abril.

Algunas empresas con ejecutivos bien remunerados no cumplieron con esas condiciones y fueron excluidas, haciendo que no se incluyeran a Safra Catz y Mark Hurd, directivos de Oracle. Ambos obtuvieron una remuneración de 108,3 millones de dólares al año fiscal pasado, pero Oracle entrega su declaración financiera en septiembre ya que su año fiscal concluye en mayo.

___

El periodista de The Associated Press Chris Rugaber en Washington contribuyó a este despacho