El presidente Donald Trump destinó otros 16.000 millones de dólares en ayuda para los agricultores afectados por sus políticas comerciales, mientras que los mercados financieros sufrieron una fuerte caída el jueves ante la creciente comprensión de que Estados Unidos y China están lejos de llegar a un acuerdo en una prolongada y dura disputa comercial.

El secretario de Agricultura Sonny Perdue dijo que probablemente el primero de tres pagos se realice en julio o agosto, e insinuó que es poco probable que Estados Unidos y China hayan solucionado sus diferencias para ese entonces.

“El paquete que anunciamos hoy garantiza que los agricultores no serán los más afectados por los aranceles injustos impuestos en represalia por China y otros socios comerciales”, comentó Perdue.

El paquete de ayuda financiera se suma a los 11.000 millones de dólares que Trump entregó a los agricultores el año pasado.

“Nos aseguraremos de que nuestros agricultores reciban la ayuda que necesitan y que sea muy, muy rápido”, dijo el mandatario.

En un intento para reducir el déficit comercial de Estados Unidos con el resto del mundo, y específicamente con China, Trump ha impuesto aranceles a la importación del acero, el aluminio, los paneles solares y las lavavajillas extranjeros, y sobre miles de productos chinos.

Los socios comerciales de Estados Unidos han respondido con gravámenes en represalia, enfocándose en los productos agrícolas del país, lo que representa un golpe directo a los estados centrales estadounidenses, donde Trump es popular.

William Reinsch, analista comercial del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y exfuncionario de comercio del país, dijo que la ayuda del gobierno para los agricultores es una “táctica política bastante evidente”.

“No se trata de economía”, dijo Reinsch. Trump quiere ganarse de nuevo a los estados agrícolas para las elecciones de 2020, y “tiene miembros del Congreso que están presionándolo” para que resuelva los conflictos comerciales.

Los mercados financieros sufrieron una marcada caída el jueves por las tensiones entre Estados Unidos y China. El promedio industrial Dow Jones perdió 286 puntos, el 1%, para ubicarse en 25.490. Durante la jornada llegó a estar 448 puntos abajo.

El precio del crudo estadounidense de referencia se hundió 6% por temores de que la disputa comercial podría propinar un duro golpe a la economía global y acabar con la demanda de energía.

Las negociaciones entre las dos economías más grandes del mundo se vieron interrumpidas hace unas semanas sin llegar a un acuerdo en la disputa sobre las agresivas iniciativas de Beijing para desafiar el dominio tecnológico de Estados Unidos.

Los estadounidenses alegan que China está robando tecnología, subsidiando injustamente a sus compañías y obligando a las empresas de Estados Unidos a entregar secretos comerciales para poder tener acceso al mercado chino.

Se tiene previsto que Trump y el presidente chino Xi Jinping hablen sobre el estancamiento bilateral en una reunión del G20 _el cual agrupa a las 20 economías más importantes del mundo_ que se llevará a cabo en Osaka, Japón, el próximo mes. Por el momento no hay planes de que se celebre una reunión antes de eso.

Ante los reporteros el jueves, Trump dio indicios de que estaría dispuesto a incluir al asediado gigante de telecomunicaciones chino Huawei en las negociaciones comerciales.

La semana pasada, el gobierno de Trump colocó a Huawei, al que también ha descrito como una amenaza a la seguridad nacional, en una lista negra que impide que las empresas estadounidenses vendan los chips de computadora y otros componentes de la compañía china sin una autorización del gobierno.

La acción podría paralizar a Huawei, el proveedor número uno a nivel mundial de equipamiento de redes y el segundo fabricante de smartphones.

“Me puedo imaginar que Huawei sea incluido en alguna forma de acuerdo comercial”, comentó Trump. No ofreció detalles, pero dijo que cualquier arreglo “se vería muy bien para nosotros, puedo decirles eso”.

___

Marcy Gordon, Darlene Superville y Lisa Mascaro en Washington contribuyeron a este despacho.