Una tercera ballena gris fue encontrada muerta en Alaska.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés) dijo que el cadáver del cetáceo fue ubicado el martes en la isla Kodiak.

Los restos de otras dos ballenas grises fueron encontrados esta primavera cerca de Cordova y el sur de Anchorage.

La NOAA afirmó en un comunicado que la ballena muerta en Kodiak se encontraba en una playa rocosa abajo de un acantilado escarpado, y que lo inaccesible del lugar impedía una necropsia.

La agencia dijo que no es raro que dos o tres ballenas grises hayan encallado para finales de mayo en Alaska.

Sin embargo, son parte de un número inusualmente alto de muertes de ballenas grises ocurridas en la costa oeste de Estados Unidos.

Los cadáveres de por lo menos 60 ballenas grises han sido hallados desde México hasta Alaska.

Las ballenas grises realizan migraciones de hasta 16.000 kilómetros (10.000 millas) para alimentarse en el Ártico en el verano.