Seis turistas brasileños, entre ellos cuatro adultos y dos menores, murieron intoxicados al parecer por monóxido de carbono en un antiguo departamento del centro de Santiago, informó la policía el miércoles.

La voz de alerta la dio un funcionario de la embajada de Brasil en Chile, quien fue avisado por una de las víctimas cuando se sentía enferma, dijo un oficial de la policía.

Una vecina del edificio de seis pisos dijo que los brasileños habían llegado hace alrededor de una semana al departamento.

El comandante de la policía Rodrigo Soto dijo a la televisión estatal que al ingresar al departamento encontraron los cadáveres de los adultos y los menores, “al parecer, como dato preliminar sería una emanación de gas, lo que se está comprobando si es así”.

Están pendientes las identificaciones de los fallecidos en el edificio, cuyos últimos pisos fueron evacuados.

Bomberos en el lugar señalaron que en el departamento, completamente cerrado, había gran concentración de gas de monóxido de carbono.

El monóxido de carbono es un gas sin color ni olor y se produce en el humo de la combustión de automóviles, estufas, fogones a gas y sistemas de calefacción, entre otros. Si la emanación se produce en lugares cerrados, se acumula y puede producir la muerte.

Santiago vivió el miércoles el día más frío del otoño, con temperaturas bajo cero Celcius, lo que obligó a encender los sistemas de calefacción o estufas de gas licuado.