Las zonas empapadas del centro de Estados Unidos se preparaban el miércoles para más lluvias, después de días de tormentas graves que han afectado Iowa, Kansas, Missouri y Oklahoma, donde causaron por lo menos tres muertos.

Las autoridades pidieron a los habitantes de Webbers Falls _donde viven unas 600 personas, a unos 113 kilómetros (70 millas) al sureste de Tulsa_ que abandonen sus casas ante la crecida del río Arkansas.

El Servicio Nacional de Meteorología de Estados Unidos emitió alertas de inundación para el noreste de Oklahoma para los próximos días. Han caído más de 20 centímetros (8 pulgadas) de lluvia en partes de Oklahoma desde el domingo, en medio de una primavera inusualmente lluviosa.

"La principal preocupación ahora es que siga lloviendo", declaró el gobernador Kevin Stitt al mencionar pronósticos de más aguaceros en Tulsa y el norte de Oklahoma, tras una inspección aérea de la zona junto con el alcalde de Tulsa, G.W. Bynum, y otros funcionarios la mañana del miércoles.

El diluvio inundó caminos y obligó al cierre de carreteras en 17 condados de Kansas, junto con más de 330 caminos de Missouri. Amtrak también suspendió su servicio de trenes el miércoles y el jueves a lo largo de una ruta entre St. Louis y Kansas City debido a la congestión y los retrasos relacionados con las inundaciones.

Los especialistas pronosticaron tormentas el miércoles por la noche en partes de Oklahoma, Missouri y Kansas, como parte de un sistema climático que han engendrado decenas de tornados.

Bynum dijo que por ahora Tulsa no se verá afectada por la crecida del río Arkansas, que según el Servicio Nacional de Meteorología está 10,5 metros (34,5 pies), es decir 2 metros (6,5 pies) por encima de la fase de inundación. Se prevé que las aguas del río subirán 12 metros (40 pies) para el jueves por la mañana.

"El sistema de diques está funcionando como debe en estos momentos. Las estructuras a lo largo de la orilla están sirviendo como barrera", dijo Bynum.

Entre las muertes por las tormentas está la de una mujer de 74 años hallada la mañana del miércoles, al parecer a causa de un tornado en una vivienda rural en el condado de Adair, en Iowa.

Las autoridades de Missouri afirmaron que las densas precipitaciones contribuyeron a un accidente vial que mató a dos personas el martes cerca de Springfield.

Es posible que las tormentas hayan causado una cuarta muerte en Oklahoma. Una mujer al parecer se ahogó cuando el automóvil que conducía quedó rebasado por las aguas cerca de Perkins, a unos 72 kilómetros (45 millas) al noreste de Oklahoma City.