Los agricultores de California están frustrados por una primavera particularmente lluviosa que ha retrasado la plantación de algunos cultivos como el arroz y dañado otros como las fresas y vides.

Pero California no es la única. Gran parte del occidente del país experimenta un clima inusual. Colorado y Wyoming sufrieron de una nevada tardía esta semana. Mientras tanto, en Phoenix las temperaturas están 9,5 grados Celsius (15° Fahrenheit) por debajo de lo normal.

Grandes extensiones de California han sufrido de precipitaciones entre dos y cinco veces por arriba de lo normal a estas alturas de mayo, informó el Servicio Nacional de Meteorología. Una serie de tormentas cayó en gran parte del condado Colusa, en donde el agricultor Kurt Richter se vio obligado a esperar semanas para sembrar arroz.

“En estos momentos deberías estar viendo espigas verdes de arroz ahí”, dijo el martes Richter desde sus tierras a unos 195 kilómetros (120 millas) al norte de San Francisco. “Pero son campos inundados, y nada está creciendo”.

El arroz que logró plantar durante los breves momentos secos está en un “estado refrigerado” por las temperaturas más frías de lo normal, lo que pone en riesgo la producción de la cosecha, dijo. Richter suele cultivar 2.000 hectáreas (5.000 acres) de arroz al año, pero pronosticó que “este año ni siquiera nos acercaremos a eso”.

En un periodo de 24 horas el fin de semana pasado, partes en el norte del condado Sacramento registraron más de 8,25 centímetros (3,25 pulgadas) de lluvia. Esta tendencia continuará a lo largo del mes, pronostican los meteorólogos.

El agricultor de fresas Peter Navarro dijo que ha pasado al menos una década desde que las fuerte lluvias afectaron como este año sus campos en el condado Santa Cruz.

“El mes de mayo produce algunas de nuestras mejores bayas”, dijo Navarro, agricultor en Well-Pict Berries en Watsonville. Sin embargo, dijo que el actual clima húmedo alteraba su temporada de pizca y causaba pérdidas de cosecha, reportó el periódico Santa Cruz Centinel.

Demasiada lluvia puede dañar la delicada piel de las fresas y causar que la fruta se deteriore antes de ser cosechada. Las bayas que comiencen a podrirse en la vid pueden dañar a la fruta inmadura y provocar una enfermedad en la planta, dijo Navarro.