Un llamado de último momento a Naciones Unidas obligó a los médicos franceses a reanudar el martes el soporte vital de un hombre francés que se encuentra en estado vegetativo desde hace años y cuyo caso ha llamado la atención en toda Europa.

Vincent Lambert resultó herido de gravedad en un accidente vehicular en 2008, y sus padres y su esposa están en desacuerdo sobre si deben mantenerlo con vida artificialmente. Después de años de batallas legales, un equipo de médicos decidió dejar de darle alimentación y líquidos.

Sin embargo, los padres apelaron al Comité de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, alegando que el hombre, de 42 años de edad, debería ser tratado como discapacitado.

Horas después de que los médicos dejaron de dar alimentos a Lambert el lunes, un tribunal de París ordenó que se congelaran los fallos anteriores mientras el comité de la ONU examina el caso. Ese proceso podría llevar años.

El abogado de los padres dijo a los medios de comunicación franceses que los médicos reanudaron la alimentación el martes.