El agricultor de Iowa Tim Bardole sobrevivió durante años a los bajos precios de los cultivos y al aumento de los costos reduciendo los fertilizantes y los herbicidas, y reparando los equipos descompuestos en lugar de comprar nuevos. Cuando la guerra comercial del presidente Donald Trump con China empeoró la situación, Bardole agotó el capital que tenía y comenzó a invertir en cerdos con la esperanza de que les fuera mejor que a los cultivos.

Un año más tarde, la disputa sigue en su apogeo y la soja alcanzó un mínimo de 10 años. Pero Bardole dice que apoya a Trump más hoy que cuando votó por él en 2016.

“Realmente parece estar peleando por nosotros”, dijo Bardole, "incluso si parece que los dos lados están lanzando golpes y estamos en medio recibiendo la mayoría de ellos”.

Trump obtuvo la presidencia ganándose al Estados Unidos rural, en parte comprometiéndose a utilizar sus habilidades de negociación para enfrentar a China y poner fin a las prácticas comerciales que han perjudicado a los agricultores durante años. Si bien la prolongada lucha ha sido devastadora para una industria que ya tiene dificultades, hay pocos indicios de que Trump esté pagando un precio político. Pero hay una gran ventaja potencial si puede obtener un mejor trato, y poca desventaja si sigue obteniendo crédito por defender a los agricultores. Es un cálculo que Trump reconoce mientras se dirige a una reelección en la que necesita mantener a estados agrícolas como Iowa y Wisconsin y trata de convencer a otros, como Minnesota.

Una encuesta realizada en marzo por CNN/Des Moines Register a los republicanos registrados en Iowa encontró que el 81% aprueba cómo Trump hace el trabajo, y el 82% tuvo una opinión favorable del presidente, un aumento de 5 puntos desde diciembre. Unos dos tercios votarían para reelegirlo. La encuesta tuvo un margen de error de 4,9 puntos porcentuales.

Una encuesta realizada en febrero por las mismas organizaciones encontró que el 46% de los residentes de Iowa aprobaron el trabajo que estaba haciendo Trump, su mayor índice de aprobación desde que asumió el cargo, mientras que el 50% dijo que no estaba de acuerdo. El margen de error fue de 3,5 puntos porcentuales.

Muchos agricultores son republicanos de toda la vida a quienes les gustan otras cosas que ha hecho Trump, como combatir la inmigración ilegal.

"Somos los soldados de primera línea que mueren a medida que avanza esta guerra comercial", dijo Paul Jeschke, quien cultiva maíz y soja en el norte de Illinois.

“No estoy contento y creo que la mayoría de nosotros no estamos contentos con la situación. Pero la mayoría de nosotros entendemos los méritos", agregó.

_____

Burnett reportó desde Chicago.