El gobierno argentino confirmó el viernes la extradición desde Uruguay del supuesto autor material del homicidio del diputado argentino Héctor Olivares, de la alianza oficialista, y de un funcionario provincial.

La cancillería agradeció en un comunicado a la justicia del vecino país por la entrega del detenido, Juan José Navarro Cádiz, y adelantó que “pondrá a disposición todos los medios necesarios para realizar el traslado del acusado a nuestro país en el día de la fecha (viernes) y su comparecencia ante la autoridad judicial competente”.

Navarro Cádiz está acusado por el homicidio calificado del diputado Olivares y de Miguel Yadón, coordinador del Fondo Fiduciario del Transporte Eléctrico Federal de la provincia de La Rioja, el pasado 9 de mayo mientras realizaban ejercicio físico en una plaza frente al Congreso de la Nación.

Yadón murió en el acto mientras el diputado falleció el domingo pasado.

La justicia considera que el joven de 26 años fue quien realizó los disparos con una pistola calibre .40 con mira láser desde un vehículo estacionado. Cámaras de seguridad en los alrededores del Congreso registraron a Navarro Cádiz descartando seis balas en un cesto de basura tras el crimen.

Un día después del hecho, el acusado cruzó la frontera rumbo a la ciudad uruguaya de Paysandú y fue apresado a las pocas horas.

En total son siete los detenidos por el doble crimen, todos miembros de una misma familia de la comunidad gitana.

Los investigadores todavía no determinan el móvil del crimen. En un principio se especuló con un crimen pasional por la supuesta relación de Yadón con la hija de uno de los detenidos, pero esto no ha sido probado.

La situación conmocionó a la opinión pública argentina, en especial a la dirigencia política que no está acostumbrada a episodios de esta gravedad en el país sudamericano.