El Senado presenta una iniciativa para detener el espionaje telefónico de la NSA

  • Buscan que se haga cumplir una promesa realizada por Barack Obama.
  • La iniciativa ha recibido apoyo  de la Casa Blanca y republicanos.
  • La ley no afectaría la mayor parte de la vigilancia de la NSA

El senador demócrata Patrick Leahy introdujo el martes una iniciativa de ley para terminar la práctica de la Agencia de Seguridad Nacional de recolectar registros telefónicos, una propuesta que abarca más que una medida similar de la cámara baja y que ha recibido apoyo de grupos defensores de las libertades civiles, la Casa Blanca y republicanos.

Estoy agradecido de que la iniciativa tenga el apoyo del gobierno El proyecto de ley representa la medida más reciente para cumplir una promesa que hizo en enero el presidente Barack Obama para cancelar el espionaje interno de la agencia conocida como NSA por sus iniciales en inglés. Si la ley es promulgada, representaría el cambio más significativo como consecuencia de las revelaciones de los programas de vigilancia otrora secretos que realizó el ex analista de la agencia Edward Snowden.

La iniciativa fue copatrocinada por legisladores republicanos, incluido el senador Ted Cruz, de Texas.

La ley no afectaría la mayor parte de la vigilancia de la NSA, la cual opera bajo potestades diferentes a la provisión de la ley antiterrorista Patriot Act bajo la cual la agencia estaba recolectando registros de llamadas telefónicas.

"Esta es una oportunidad histórica, y estoy agradecido de que la iniciativa tenga el apoyo del gobierno, de un rango amplio de grupos defensores de la privacidad y las libertades civiles, y de la industria tecnológica", dijo el senador Leahy, presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos de la cámara alta.

El proyecto de ley de Leahy fue elogiado por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y otros grupos activistas debido a que fortaleció una provisión que criticaron en una iniciativa similar aprobada en mayo por la Cámara de Representantes. El proyecto de la cámara baja incluía una definición ambigua que algunos consideraron que seguía permitiendo la recolección masiva de registros telefónicos y de correo electrónico de estadounidenses, algo que las iniciativas de ley deben frenar.

Las compañías conservarían los registros

Ambas iniciativas de ley permiten a la NSA solicitar a compañías telefónicas datos sobre llamadas realizadas en Estados Unidos cuando se trate de investigaciones sobre terrorismo después de que la Corte de Vigilancia de Inteligencia Extranjera emita una orden secreta. La diferencia es que serán las compañías, no la NSA, quienes conserven los registros.

"Aunque este proyecto de ley no es perfecto, es el inicio de la reforma real de la NSA que el público ha estado anhelando desde que la ley antiterrorista Patriot Act se convirtió en ley en 2001", dijo Laura Murphy, directora de la Oficina Legislativa Washington de la ACLU.

"Republicanos y demócratas están mostrando a Estados Unidos que el gobierno puede respetar los derechos de privacidad de los ciudadanos que acatan la ley, mientras que al mismo tiempo se proporciona a las fuerzas del orden herramientas necesarias para hacer frente a terroristas", dijo Cruz.