La mamá de un menor mexicano baleado en la frontera en 2012 demanda a la Patrulla Fronteriza

  • La madre del adolescente de 16 años alega que su hijo jugaba al básquet con amigos minutos antes de ser baleado por la espalda.
  • José Antonio Elena Rodríguez se encontraba en Nogales, Sonora.
  • Un agente de la patrulla estadounidense le disparó desde Arizona el 10 de octubre de 2012.
<span id="result_box" lang="es"><span class="hps">Un</span><span class="hps">agente de la Patrulla</span><span class="hps">Fronteriza</span><span id="result_box" class="hps" lang="es"> atrapa a dos mujeres cuando trataban de cruzar la frontera de manera ilegal. </span></span>
Unagente de la PatrullaFronteriza atrapa a dos mujeres cuando trataban de cruzar la frontera de manera ilegal. 
GTRESONLINE

La madre de un adolescente mexicano muerto a tiros por un agente de la Patrulla Fronteriza hace casi dos años demandó a la agencia el martes, alegando que su hijo jugaba al básquet con amigos minutos antes de ser baleado por la espalda.

José Antonio Elena Rodríguez, de 16 años, se encontraba en Nogales, Sonora, junto a la alta reja de acero que separa Estados Unidos de México cuando un agente de la patrulla estadounidense le disparó desde Nogales, Arizona, el 10 de octubre de 2012.

La Patrulla dice que Rodríguez y otras personas estaban arrojando piedras a los agentes al otro lado de la frontera La Patrulla dice que Rodríguez y otras personas estaban arrojando piedras a los agentes al otro lado de la frontera, quienes temían por sus vidas.

La Asociación Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés), que entabló la demanda en nombre de Araceli Rodríguez, dijo que el hecho fue un ejemplo más del empleo excesivo de la fuerza por parte de los agentes, a quienes no se les exige que rindan cuentas. Rodríguez sostiene que su hijo no tenía piedras ni arma alguna.

La Patrulla no hace declaraciones sobre casos judiciales abiertos, dijo el vocero Andy Adame. En el pasado, los jefes de la agencia han defendido a sus agentes.

El jefe Michael Fisher dijo en marzo que se equivocan quienes dicen que los agentes abren fuego "indiscriminadamente".

"Para la gente como yo, no hay nada más aterrador que luchar por la propia vida cuando uno está solo y sin comunicación, y piensa por un instante que no volverá a casa al fin de su turno para ver a su esposa y su hijo", sostuvo Fisher. "Lo único parecido es pensar en tener que usar la fuerza mortífera contra otro ser humano".

Los grupos defensores de los inmigrantes sostienen desde hace mucho tiempo que los agentes tienen el gatillo fácil.

La demanda de la ACLU sostiene que "desgraciadamente, la muerte de José Antonio a manos de agentes de la Patrulla Fronteriza no es un suceso aislado sino parte de un problema más amplio de abusos por agentes de fronterizos en Nogales y otras partes".