El alza de precios en Argentina se desaceleró por primera vez en el año a 3,4% en abril respecto al mes anterior, un discreto alivio para el gobierno de Mauricio Macri, que buscará la reelección en las elecciones generales de octubre.

Si bien el dato mensual es la primera señal positiva para el gobierno en el rubro inflación, ésta continúa siendo de las más altas del mundo: 55,8% en términos anuales respecto a abril de 2018 y acumula 15,6% en lo que va de este año, según reportó el miércoles el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

En marzo la inflación había sido de 4,7% respecto al mes anterior.

El aumento del costo de vida en abril se vio impulsado por las subas en los rubros prendas de vestir y calzado (6,2%); equipamiento y mantenimiento del hogar (4,6%) y transporte (4,4%).

Los analistas coinciden en que el éxito o fracaso de la política anti-inflacionaria condicionará en gran medida la reelección de Macri en los comicios generales de octubre, pero también las chances de quien se perfila como su principal contrincante, la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015).

Fernández, quien todavía no anuncia si se postulará, crece en la consideración de los votantes a medida que empeora la situación económica, la cual además tiende a eclipsar las causas judiciales en su contra por supuesta corrupción.

La inflación se viene acelerando a raíz de una crisis cambiaria en 2018 por la que el peso se devaluó más del 50%. El alza de precios ese año fue de 47,6%, el más alto desde 1991.

A mediados de abril, el presidente Macri anunció el congelamiento de los precios de 60 productos esenciales y de las tarifas de electricidad y transporte público para aplacar el descontento social por la inflación.