El Senado mexicano aprobó la primera ley del país que impone contratos por escrito, vacaciones pagas y aguinaldos para las trabajadoras del hogar.

El proyecto, ya aprobado por la cámara baja, permitirá que las trabajadoras queden registradas en el seguro social, que también brinda atención de salud.

La nueva ley prohibirá la contratación de trabajadoras menores de 15 años. Impone períodos de descanso de al menos nueve horas diarias, un descanso semanal de un día y medio y el pago de un aguinaldo anual para Navidad, equivalente al sueldo de dos semanas.

El proyecto fue aprobado por unanimidad el martes y enviado al presidente Andrés Manuel López Obrador para su firma.

Está poco claro cómo se aplicará la ley. Las familias de clase media contratan trabajadoras domésticas, generalmente de las provincias, bajo condiciones verbales. Aparentemente no se permitirá el ingreso de inspectores a los hogares para asegurar el cumplimiento.

La votación se realizó después que la galardonada película “Roma” despertó conciencia acerca de la situación de las trabajadoras domésticas. Es un retrato conmovedor, en blanco y negro, de una trabajadora doméstica y la familia de clase media para la cual trabaja en la capital mexicana en la década de 1970.