Ir de compras puede ser una forma de relajarse, de entretenerse un rato o incluso un hobby. Pero puede resultar un hábito costoso.

Si eres el tipo de persona que de vez en cuando cede a la tentación y te compras una cartera o un par de zapatos costosos, aquí tienes tres formas de contenerte. Elige la que mejor te funciona:

1. FINGIR (O APLAZAR)

Haz como si fueses a comprar algo, pero frénate a último momento.

Revisa la internet, elige una camisa de tu color favorito e incluso agrégala a tu carrito virtual. Si estás en un negocio, mira lo que hay, recorre el local... pero no lleves la billetera. Y luego haz una pausa.

"Deja pasar un tiempo antes de decidirte a comprar algo”, recomienda Ross Steinman, profesor de psicología de la Universidad Widener de Pensilvania. “No tomes decisiones si estás muy sensible. Eso generalmente te lleva a hacer compras impulsivas”.

Steinman recomienda esperar al menos un día. Dependiendo de la compra, puede esperar incluso una semana o un mes antes de decidirse.

Esto ayuda a sacarse de encima las ganas de adquirir algo.

Por las dudas, reduzca las posibilidades de caer de nuevo presa de la tentación.

“Saque todos esos artículos de su carrito así no están al alcance de la mano, a un click de ser comprados la próxima vez que se meta en la internet”, dice Steinman.

1. PREPÁRESE

Fingir que va a comprar algo no es siempre la solución. Va a llegar el momento en el que necesitará adquirir un artículo. Y eso no tiene nada de malo.

Es mejor ir a un negocio en lugar de evitarlos, según Kevin Chapman, psicólogo de Kentucky. Pero antes debe prepararse mentalmente. Si usted le hace frente a sus deseos y analiza las razones que lo impulsan a querer comprar algo, puede aprender a controlarse.

“Le enseñas a tu cerebro a hacer una nueva asociación. A pensar en un negocio que te gusta sin sentirse constreñido a comprar. Es un negocio más”, dice Chapman.

Compara esa estrategia con la de superar el temor a los ascensores.

“Digamos que les tengo fobia a los ascensores. En algún momento, tendré que hacerle frente a esa fobia”, indicó Chapman. “Pero no obligues a alguien a subirse a un ascensor, diciéndole ‘nada o te ahogas’”.

Lo que haces es preparar a la persona para que sepa lo que le espera. En relación con las compras, Chapman dice que hay que “preparar un plan”.

Reconozca primero qué tipo de tendencia lo impulsa a gastar de más. Prepare un presupuesto y una lista de cosas para comprar. Respete al pie de la letra esa lista y sienta cómo aumenta su confianza si logra contenerse.

1. PIÉNSELO

Cuando compra, esté pendiente de su comportamiento así puede identificar patrones. Steinman recomienda tomar nota de los costos, la hora del día y el propósito de una mercancía, entre otras cosas.

“Tomarás conciencia de lo que gastas e identificarás detonantes, cosas que te impulsan a comprar”, señala.

Fíjate cuántas tendencias notaste. Steinman da algunos ejemplos: ¿Prefieres comprar tarde? ¿Durante el día? ¿Después de tomar un café, lo que te llenó de energía? ¿Después de cobrar tu sueldo?

Mientras analizas todo esto, piensa en tus emociones. Si lo que buscas es la sensación placentera que te da comprar algo, Steinman recomienda hacer otra cosa que te provoque una sensación parecida. Por ejemplo, donar tu tiempo o recursos.

Y recuerda siempre que la satisfacción temporal que te da una compra impulsiva es tan solo eso, algo temporal, según Chapman. Te puede resultar más fácil resistir la tentación de comprar de más si sabes que el placer que te provoca es algo pasajero.

_______________________________________________

Este artículo fue suministrado a The Associated Press por el portal de finanzas NerdWallet. Courtney Jespersen es una reportera de NerdWallet. Email: courtney@nerdwallet.com. Twitter: @courtneynerd.

ENLACES ÚTILES

NerdWallet: What to Buy Every Month of the Year in 2019 http://bit.ly/nerdwallet-what-to-buy-every-month