La vida del tenor mexicano Arturo Chacón-Cruz se ha entrelazado con la de Plácido Domingo a lo largo de los años.

Cuando era niño fue uno de los primeros cantantes de ópera que conoció en un programa de televisión.

“Después cuando pasó lo del terremoto (de México de 1985), me acuerdo muy bien viendo a don Plácido en la tele ayudando entre los escombros”, dijo Chacón-Cruz en una entrevista telefónica reciente desde Los Ángeles.

Cuando empezó a estudiar canto, Domingo se convirtió en una especie de guía para Chacón-Cruz, que leía y escuchaba todo lo relacionado con el tenor español. Y entonces le tocó cantar con él en Bellas Artes, el teatro lírico de la Ciudad de México.

“Es una voz que conecta directamente al corazón, al alma. Es una voz vibrante que es única”, dijo el cantante mexicano nacido en el estado de Sonora en 1977, quien ha interpretado más de 50 papeles en más de 25 países.

Chacón-Cruz ganó en 2005 el concurso de canto Operalia del tenor español, y ahora recibió el premio Plácido Domingo 2019 otorgado por el mismo cantante, la Ópera de Los Ángeles e Hispanics for LA Opera.

“Estoy muy feliz de que me hayan considerado y de haberlo ganado”, dijo sobre el reconocimiento que recibió el fin de semana pasado en la Ópera de Los Ángeles, donde se presenta con Domingo en “El gato montés” de Manuel Penella.

El año pasado lanzó su álbum de mariachi “De México para el mundo” y actualmente prepara una producción en la que le gustaría incluir boleros y música latinoamericana.

La dualidad de la música clásica y la música popular en su carrera es algo que también comparte con Domingo, quien a lo largo de los años ha dejado en claro su amor por el mariachi y otras formas de música popular que interpreta.

“Yo pienso que la música buena es música buena. Yo canto la ópera igual que canto la música popular”, dijo Chacón-Cruz. “Hay música tan, tan bella que no es clásica, y hay música clásica que no es tan bella”.

Y en este sentido, agregó, Domingo también ha sido “un gran ejemplo de que no existen fronteras”.

Haber compartido escenario en cerca de 20 puestas le ha dejado muchas enseñanzas al mexicano.

“No deja nada para sí mismo”, dijo sobre Domingo. “Nunca se cierra, el alma siempre está abierta, él se permite llorar, se permite expresar todo lo que está sintiendo porque es así él, es muy generoso y es lo que más he aprendido de él”.

Tras la temporada con “El gato montés” que termina el 19 de mayo, Chacón-Cruz viajará a San Petersburgo para dar un concierto al aire libre en el que presentará música latinoamericana. Luego se presentará en San Francisco, en Liubliana, Eslovenia (con Domingo como director), Barcelona y Orange, Francia, donde volverá a cantar con el español en una gala de zarzuela.