Los gobiernos de todo el mundo deben reconocer que no hay otra opción que acelerar y ampliar las medidas para hacerle frente al cambio climático, señaló la líder sobre el tema en Naciones Unidas, quien advirtió que seguir el camino actual nos llevará a "una catástrofe”.

La mexicana Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, indicó en dos entrevistas recientes con The Associated Press que científicos climáticos aseguran que aún es posible corregir la situación, "pero la oportunidad no va a durar mucho", y al mundo le quedan 12 años para que las emisiones de carbono lleguen a "un punto en el que ya no habrá vuelta atrás”.

Eso significa que el mundo necesita redoblar esfuerzos para evitar llegar a ese nivel, “y por ello todos los esfuerzos son absolutamente indispensables” para reducir las emisiones de carbono y evitar que la temperatura aumente, subrayó Espinosa.

Algunos de los científicos más renombrados han dicho que el llegar al “momento crítico” en 12 años es una simplificación excesiva de un informe de Naciones Unidas del año pasado.

Espinosa añadió que se espera que las emisiones de carbono aumenten en los primeros años posteriores a la firma del Acuerdo de París en 2015 debido a que las transformaciones necesarias para tomar una trayectoria descendente "no pueden realizarse de la noche a la mañana”. Además, la población mundial sigue creciendo y más personas requieren más energía y recursos, detalló la diplomática.

“Sin embargo, lo que queda claro es que si seguimos creciendo o comportándonos de una manera tal que este tipo de trayectoria continúe, no podremos alcanzar las metas del Acuerdo de París”, advirtió Espinosa.

El Acuerdo de París pretende que la temperatura mundial no aumente más de dos grados Celsius (3,6° Fahrenheit) para finales de siglo en comparación con la era preindustrial, y lo más cerca posible a 1,5° C (2,7° F). El mundo de antemano registra un aumento de temperatura de 1° C, por lo que la meta es realmente evitar que aumente otro grado o 0,5° C (1,8 o 0,9° F) a partir de ahora.

Un reporte publicado el año pasado por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) concluyó que si bien resulta técnicamente posible mantener el calentamiento global en 1,5° C (2,7° F) para finales del siglo, es poco probable que se logre dado que el hacerlo requeriría de un drástico ajuste a la economía mundial, incluyendo el fin del uso de los combustibles fósiles.

___

El periodista de The Associated Press Seth Borenstein contribuyó a este despacho desde Washington