Los participantes de “Duelo de Comediantes” de Comedy Central tienen un motivo más para luchar, ahora podrán llevarse un trofeo, o por lo menos tener el gusto de ganarlo, aunque no sea tan seguro que se lo lleven a casa.

En la segunda temporada del programa conducido por Regina Blandón, Eduardo Videgaray y Mauricio Barrientos “El Diablito”, que se estrena el jueves por la noche, habrá dos batallas de las que se elegirán ganadores que se enfrentarán en una segunda ronda para llevarse el codiciado trofeo.

Pero de acuerdo con Blandón el honor es muy simbólico.

“Eduardo siempre hacía el chiste de decir (a los ganadores) ‘como nada más tenemos un trofeo me lo devuelves ahorita porque tengo otra batalla’”, dijo Blandón en una entrevista telefónica reciente.

Además del duelo de ganadores los perdedores también tienen una segunda ronda. Los concursantes cuentan con unos 10 minutos para prepararse para la ronda final, por lo que los chistes dependen en gran medida de su capacidad para improvisar.

Hubo varias mujeres participantes como Mónica Escobedo, Ophelia Pastrana y Alexis de Anda.

“Han crecido muchísimo y creo que hay gente bien, bien talentosa”, dijo Blandón sobre las mujeres que cada vez ganan más terreno en la comedia.

Blandón viene de una familia de actores, su padre se dedicaba a la profesión. Entre sus créditos destacan la serie de comedia “La familia P. Luche” y las películas “Zurdo”, “Mirreyes contra Godínez” y “Como novio de pueblo”.

Pese a su larga experiencia como actriz dice que le da pena hablar en público fuera de personaje.

“Yo respeto muchísimo la profesión porque hacer stand up es una de las cosas que me parecen más atemorizantes del mundo”, dijo.

Los ataques del “Duelo de Comediantes” no se limitan a los participantes, también se dan entre los jueces y de los jueces a los participantes, como cuando en la lucha libre los gladiadores terminan golpeando al réferi, sólo que aquí el réferi entra al juego de chistes.

Hablando de réferi, el comediante mexicano Diente de Oro regresa en ese papel, es el encargado de marcar los tiempos entre los duelos y de presentar a los comediantes.

A esto se suma el público que les aplaude y les abuchea en el foro y que con su reacción le ayuda al jurado a definir quién es el mejor.

“Para mí sirvió como catarsis porque tengo un humor muy negro y muy ácido”, dijo Blandón.