Los alemanes son cada vez más hostiles hacia los solicitantes de asilo, según un estudio, al mismo tiempo que se han reducido los prejuicios hacia otras minorías como los indigentes o los homosexuales.

El 54,1% de los encuestados expresó opiniones negativas sobre los solicitantes de asilo, en comparación con el 49,5% de 2016 y el 44% de 2014, indicó el jueves la Fundación Friedrich Ebert.

En 2016 se produjo un aumento significativo en la llegada de migrantes a Alemania, con casi 746.000 solicitudes de asilo ese año. Las cifras han vuelto a bajar después, y el año pasado se registraron 186.000 peticiones de asilo.

La encuesta telefónica, que se hace cada dos años, incluyó a 1.890 encuestados a los que se consultó entre septiembre y febrero.

El estudio también examinó por primera vez cómo de receptivos son los alemanes a las teorías de la conspiración. El 46% de los encuestados creía que organizaciones secretas influían en la toma de decisiones políticas.