Los organizadores de las protestas que expulsaron del poder al presidente de Sudán, Omar al-Bashir, dijeron el jueves que retrasarán su presentación de un gobierno civil de transición, tras reanudar las negociaciones con el consejo militar que ha asumido el poder.

Los manifestantes suspendieron las conversaciones con el Ejército durante el fin de semana, afirmando que su negociador jefe era demasiado cercano a Al Bashir, y habían prometido nombrar un consejo civil en una marcha masiva el jueves.

Pero las tensiones parecían haberse mitigado. Ambas partes se reunieron el miércoles y el consejo anunció más tarde la renuncia del teniente general Omar Zain al-Abdin, que lideraba las conversaciones con los manifestantes, y otros dos funcionarios.

“El ambiente de (la reunión) ayer fue muy positivo y espero que concluyamos el asunto muy pronto”, dijo Ahmed Rabie, líder de la Asociación de Profesionales Sudaneses, que ha organizado durante cuatro meses las protestas que expulsaron a Al-Bashir.

Los manifestantes temen que el Ejército, dominado por personas nombradas por Al-Bashir y que incluye a miembros veteranos del movimiento islamista que instigó el Golpe de Estado de 1989, se aferre al poder o nombre a otro general en su lugar.

El Ejército ha dicho estar comprometido con entregar el poder a un gobierno civil en dos años y está en conversaciones con todas las facciones políticas.

___

ElHennawy informó desde El Cairo.