Justicia crea grupo que investigará abusos policiales en Río

El Ministerio Público de Río de Janeiro y un grupo de organizaciones civiles conformaron este miércoles un Grupo de Trabajo que acompañará e impulsará en la Justicia investigaciones por denuncias de...

El Ministerio Público de Río de Janeiro y un grupo de organizaciones civiles conformaron este miércoles un Grupo de Trabajo que acompañará e impulsará en la Justicia investigaciones por denuncias de abusos a los derechos humanos por parte de la policía.

El grupo, llamado “En Defensa de la Ciudadanía”, comenzará sus trabajos en un clima de aumento de denuncias de grupos de derechos humanos por abusos en algunas operaciones policiales que acabaron con varios muertos, legitimadas supuestamente por el nuevo gobernador de Río Wilson Witzel.

“Las muertes violentas cayeron 13% el año pasado, es una gran noticia, pero las muertes por acción de estado subieron 18% en todo el país. Eso significa que algo está errado”, dijo Domingos Silveira, subprocurador general de la República.

La policía de Río de Janeiro, un estado que el año pasado estuvo bajo intervención militar en su seguridad para intentar poner un freno al crimen, ha sido acusada de asesinatos extrajudiciales.

En 2018, agentes policiales mataron a 1.534 personas en el estado, según cifras oficiales. Y desde que Witzel asumió la gobernación, en los primeros tres meses del año hubo 434 asesinatos, la cifra más alta desde 2003.

“Tal vez parte de los índices que vemos desde fin del año pasado sea fruto del debate que se dio en la campaña electoral. Cuando los gobernantes estimulan a actuar de la forma más letal posible, incentivan la violencia”, dijo Silveira.

El 8 de febrero, 15 personas --algunas de ellas con presunto vínculo con el narcotráfico-- fueron asesinadas en una misma operación policial, en una favela de Río, que quedó en la mira de la justicia por posibles casos de ejecución sumaria y torturas.

Witzel, quien en su campaña había prometido “tirar a matar” a los delincuentes, felicitó a los efectivos que participaron en la operación aunque la Justicia investiga si hubo abusos.

En otra favela cercana a un complejo de la policía, vecinos denuncian que grupos de tiradores de élite realizan prácticas de disparo contra la población civil. Witzel confirmó que grupos de snipers están actuando, preparados para “disparar a matar” a traficantes.

El gobernador de Río es un aliado del presidente Jair Bolsonaro, quien durante su paso por congresista ha dicho que la “policía militar brasileña debía matar más” y que “la violencia se combate con violencia”.

Bolsonaro ha flexibilizado la posesión de armas entre la población civil para combatir la inseguridad.

En la presentación del Grupo de Trabajo estuvieron madres de niños asesinados y representantes de favelas de Río que denuncian un clima de terror en los barrios.

“Estamos muy preocupados, cada vez vemos más operaciones en horario escolar, y a veces próximas a colegios. Están poniendo en riesgo a niños todos los días”, dijo Luciano dos Santos, representante de la red Miembros en Contra de la Violencia.