Un periodista japonés conocido por cubrir zonas de guerra demandó el miércoles al Ministerio del Exterior de su país luego que éste invalidó su pasaporte y le demandó que lo entregara. El periodista alega que el gobierno le priva de su derecho a viajar y que restringe la libertad de prensa.

En febrero, Kosuke Tsuneoka quedó varado en el aeropuerto Haneda de Tokio cuando se disponía a viajar a Yemen para reportar sobre el conflicto y la crisis humanitaria en el país. Se le dijo que su pasaporte había sido invalidado y se le ordenó que lo entregara de inmediato.

Tsuneoka es un periodista independiente que ha reportado desde áreas de conflicto en Oriente Medio y África desde hace dos décadas y estuvo cautivo durante cinco meses en Afganistán en 2010.

Dice que presentó la demanda porque le preocupa que el gobierno pudiera estar expandiendo su control sobre los ciudadanos. Dijo que un creciente número de periodistas han recibido advertencias o han sido puestos bajo presión y que, como resultado, la cobertura de la prensa japonesa desde áreas de conflicto han disminuido considerablemente, lo que deja al país aislado del resto del mundo.

"Decidí acudir a la corte no por interés personal", dijo Tsuneoka a reporteros tras presentar la demanda en el tribunal del distrito de Tokio. "Más bien me preocupa la dirección en la que parece estar moviéndose Japón, pues parece que está perdiendo su perspectiva sobre los asuntos globales y yo quería frenarlo de alguna forma".

La cancillería japonesa le recuerda rutinariamente a los ciudadanos japoneses que eviten entrar en áreas de conflicto. Los periodistas que han sido secuestrados o se han visto involucrados en problemas han sido criticados como agitadores que merecen castigo. Las personas que actúan independientemente en Japón no son bien vistas e incluso son consideradas egoístas.

Antes del incidente con el pasaporte el 2 de febrero, el mes anterior se le negó a Tsuneoka el ingreso a Omán, donde planeaba hacer una escala de tránsito en viaje a Yemen. Pese a haber obtenido la visa, se vio obligado a regresar a Tokio y hacer el viaje vía Sudán, dijo.