Fuerzas israelíes derribaron el miércoles la casa de un palestino que mató a dos israelíes en un ataque con disparos y arma blanca el mes pasado, según el Ejército.

Omar Abu Layla, de 19 años, mató a un soldado y a otro hombre, además de herir a otras personas, cerca del asentamiento de Ariel, según Israel. Murió abatido por tropas israelíes tras una operación masiva de búsqueda que duró tres días

La casa de su familia en el pueblo de Al-Zawyeh, en el norte de Cisjordania, fue derribada el miércoles. Los vecinos del barrio fueron evacuados a una escuela cercana antes de detonar explosivos en la demolición.

Israel suele derribar las viviendas de supuestos agresores palestinos o de sus familias, alegando que disuade de nuevos ataques. Los grupos humanitarios dicen que esas demoliciones suponen un castigo colectivo.