El S&P 500 alcanzó el martes un nuevo máximo histórico y completó la recuperación del mercado después de caer en picada a finales del año pasado.

El indicador impuso su récord previo en septiembre, poco antes de que el mercado se hundiera durante el último trimestre debido a los temores de una recesión, una creciente disputa comercial entre Estados Unidos y China y preocupaciones de que la Reserva Federal incrementaba las tasas de interés de manera muy agresiva.

Esas preocupaciones se han diluido o han pasado a segundo plano ante el optimismo de los inversionistas este año, quienes confían en un crecimiento constante, aunque más lento. Además, la Fed ha optado por mantenerse más al margen y ha indicado que este año podría no incrementar las tasas después de siete aumentos en los dos años anteriores.

Los operadores también están más optimistas con la economía global. En China, el crecimiento económico se mantuvo estable en 6,4% durante el primer trimestre del año, mientras el gobierno redoblaba esfuerzos para frenar una recesión. En Estados Unidos, el crecimiento laboral se recuperó en marzo después de un sorprendentemente flojo mes de febrero.

Y la incertidumbre sobre la costosa disputa comercial entre Estados Unidos y China ha menguado en las últimas semanas ante los indicios de progreso hacia una resolución.

El S&P 500 ya recuperó todo el terreno perdido a finales del año pasado, y ha subido 24,8% desde que tocó fondo en Nochebuena.

Los sólidos resultados de las grandes compañías de Estados Unidos en el primer trimestre impulsaron las ganancias generalizadas del martes. Ello sorprendió a los inversionistas debido a que los analistas habían pronosticado las peores ganancias trimestrales en años.

El S&P 500 subió 25,71 puntos, 0,9%, a 2.933,68. Su récord previo era de 2.930,75, logrado el 20 de septiembre.

El promedio industrial Dow Jones sumó 145,34 enteros, 0,5%, y cerró en 26.656,39. El compuesto Nasdaq aumentó 105,56 unidades, 1,3%, y se estacionó en 8.120,82 para superar su máximo histórico de 8.109,69 puntos del 29 de agosto.

El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años cayó de 2,59& a 2,57%.

Las acciones de energía cerraron principalmente en alza. El crudo estadounidense de referencia subió 1,1% para cerrar en 66,30 dólares por barril. El petróleo ha ido en aumento desde que cayó por debajo de los 43 dólares a finales de diciembre. La mezcla Brent sumó 0,6% hasta los 74,51 dólares por barril en Londres.

El oro perdió 0,3% y se cotizó en 1.273,20 dólares por onza.