El presidente Donald Trump ofreció el Domingo de Pascua sus condolencias al pueblo de Sri Lanka, continuó sus ataques a la investigación del fiscal especial Robert Mueller y asistió a una ceremonia religiosa en la iglesia de Bethesda-by-the-Sea, cerca de su club en Florida.

El mandatario envió felicitaciones por la Pascua a sus seguidores a primera hora de la mañana en Twitter, y agregó: "Nunca he estado más feliz ni más contento porque a su país le está yendo tan bien".

Pero Trump continuó con una serie de mensajes en los que intentaba describir el informe de Mueller como reivindicatorio, aunque evidentemente estaba molesto con sus detalles. Poco después de tuitear acerca de su felicidad, volvió a la red de nuevo para decir que el informe era “nada más que una labor para desacreditarme”.

El presidente también tuiteó sobre los ataques terroristas en Sri Lanka y dijo: "¡Estamos listos para ayudar!". Las explosiones en iglesias y hoteles en esa nación dejaron más de 200 muertos. Nadie ha reivindicado el ataque, pero las autoridades culpan a extremistas religiosos.

Trump asistió a la ceremonia en la iglesia episcopal con la primera dama Melania Trump y la hija de él, Tiffany. Es la misma iglesia donde el magnate y la primera dama se casaron en 2005.

"Felices Pascuas a todos, que tengan un excelente día", dijo Trump al llegar a la iglesia. "Están sucediendo muchas cosas excelentes para nuestro país".

El reverendo James Harlan alentó a la congregación a seguir aprendiendo de la vida y de su fe: “Asegurémonos en no ser perros viejos, incapaces o renuentes a aprender y ver algo nuevo”.

Antes de la ceremonia, Trump publicó varios tuits sobre el informe de Mueller, que fue dado a conocer con partes censuradas el día en que el mandatario viajó a Florida para disfrutar de la Pascua. Jugó golf con el comentarista conservador Rush Limbaugh durante su estancia y tuiteó repetidas veces sobre el informe. Los mensajes eran una mezcla de declaraciones de reivindicación y ataques a sus críticos, incluyendo al senador republicano Mitt Romney.

Romney había dicho que le “asqueaba” el nivel de deshonestidad que reveló el informe sobre el gobierno de Trump.

Trump también tuiteó el domingo que los “demócratas de la izquierda radical” sólo quieren investigar, y afirmó: “¡Esto le está costando mucho a nuestro país, y les costará enormidades a los demócratas en 2020!”. La Casa Blanca informó que el presidente almorzaría con su familia antes de volver a Washington el domingo en la tarde.