La filial en Afganistán del grupo extremista Estado Islámico se responsabilizó de un ataque suicida en la capital que mató a siete personas.

El grupo dijo en un comunicado el domingo que cuatro "buscadores del martirio" se dirigieron al Ministerio de Telecomunicaciones el sábado. Las autoridades afganas informaron que un atacante suicida atacó fuera del ministerio, allanando el camino para que otros cuatro hombres armados ingresaran al complejo fuertemente custodiado en el centro de Kabul.

Todos los atacantes murieron en un combate armado de una hora. No hubo una explicación inmediata para la discrepancia en el número de atacantes.

El Estado Islámico ha llevado a cabo varios ataques en Afganistán en los últimos años, dirigidos principalmente contra la minoría chií. También se han enfrentado con los talibanes más grandes y mejor establecidos.