El Salvador: prisión preventiva para presunto cura pedófilo

Un juzgado salvadoreño envió el lunes a prisión preventiva al sacerdote guatemalteco José Venancio Boror Uz, al que las autoridades del país centroamericano acusan de presunto abuso sexual a una niña...

Un juzgado salvadoreño envió el lunes a prisión preventiva al sacerdote guatemalteco José Venancio Boror Uz, al que las autoridades del país centroamericano acusan de presunto abuso sexual a una niña de seis años.

La Unidad de Delitos Relativos a la Niñez, Adolescencia y la Mujer del Ministerio Público presentó la acusación en el Juzgado Décimo de Paz de San Salvador, la capital del país, contra al sacerdote de 62 años, por el delito de agresión sexual en menor o incapaz.

El cura fue detenido el sábado frente a la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes, en el populoso Barrio Lourdes de esta capital, luego de que la niña habría contado a sus padres lo que supuestamente le había hecho el sacerdote y presentaran la denuncia ante la Fiscalía General de la República.

Según la investigación, la niña formaba parte del coro de la parroquia y el abuso habría ocurrido cuando ella asistía a los ensayos.

Al trascender la captura del cura, el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, pidió perdón públicamente por el presunto abuso sexual.

“Desde ya a nombre de la Iglesia pido perdón a la víctima y a su familia por tan grave crimen”, dijo el prelado católico durante la misa dominical en la catedral metropolitana en el centro histórico de San Salvador.

La abogada defensora del sacerdote, Belma Rivas, calificó como un “desatino” que el arzobispo pidiese perdón, al considerar que con ello lo estaba condenando anticipadamente al cura por un caso que desconocía.

“Lo está condenando al padre públicamente dando a entender que él ha tenido acceso a la víctima y eso es atentatorio contra la Constitución de la Republica”, agregó.

La defensora pidió que se permita que el sacerdote enfrente el proceso en libertad preventiva debido a problemas de salud, pero la solicitud fue denegada.

En 2016, la Iglesia católica destituyó a tres sacerdotes salvadoreños tras ser encontrados culpables de abuso sexual de menores.

Los escándalos de abusos contra menores salieron a luz en noviembre de 2015 cuando el arzobispo de San Salvador cesó en todas sus funciones a un sacerdote que fue acusado de haber violado a una mujer, cuando tenía entre nueve y 17 años.

En el caso más reciente de curas que abusan de niños, un tribunal salvadoreño condenó a 16 años de prisión al sacerdote José Adonay Chicas Campos por abusar sexualmente de un menor de edad y se ordenó que pagara 1.200 dólares en concepto de responsabilidad civil.

Adonay Chicas, de 58 años, era el encargado de una pequeña iglesia del municipio de Zaragoza, al sur de la capital de El Salvador, y fue arrestado en junio de 2018 luego de que los padres del menor presentaran un aviso ante el Ministerio Público. De acuerdo con la investigación, los padres descubrieron conversaciones en redes sociales en las que el sacerdote le habría pedido fotos de desnudos al menor.