Las autoridades mexicanas deportaron a 204 migrantes hondureños.

El Instituto Nacional de Migración informó que los hondureños en situación "irregular" fueron llevados del estado de Veracruz a San Pedro Sula, Honduras.

Añadió que la mayoría eran familias con niños menores de edad.

Este año el gobierno mexicano abruptamente dejó de otorgar visas humanitarias en la frontera con Guatemala. Las visas le daban a los migrantes status legal mientras seguían rumbo a la frontera con Estados Unidos.

Como reacción, muchos migrantes han entrado a México ilegalmente.

Las autoridades mexicanas están bajo presión del actual gobierno estadounidense para que frene el flujo de inmigrantes hacia el norte.