Perú: ordenan nuevo juicio por asesinato de periodista

La justicia peruana ordenó el viernes que se realice un nuevo juicio a un excandidato a la presidencia presuntamente implicado en el asesinato de un periodista durante el conflicto entre las fuerzas...

La justicia peruana ordenó el viernes que se realice un nuevo juicio a un excandidato a la presidencia presuntamente implicado en el asesinato de un periodista durante el conflicto entre las fuerzas armadas y la guerrilla Sendero Luminoso.

La sala penal permanente de la Corte Suprema declaró nula la sentencia que en octubre absolvió al retirado general del ejército Daniel Urresti durante un juicio por la muerte en 1988 de Hugo Bustíos, un corresponsal de la revista peruana Caretas. La fiscalía había pedido 25 años de cárcel para Urresti, que fue un popular exministro del Interior en 2015, así como candidato a la presidencia en 2016 y al municipio capitalino en 2018.

De acuerdo con el tribunal presidido por el juez César San Martín, el juicio absolutorio se anuló porque no se valoraron todas las pruebas personales y documentales de las que se disponían. Otro tribunal deberá iniciar un nuevo proceso judicial.

Urresti, de 62 años, dijo en su cuenta de Twitter que “simplemente volveré a probar mi inocencia ante la nueva sala”, mientras que Sharmelí Bustíos, hija del periodista asesinado, añadió que “los jueces supremos actuaron con sentido de justicia”.

En 1988 Bustíos se dirigía a investigar la muerte de dos campesinos cuando fue emboscado en las afueras de la ciudad de Huanta. Fue ametrallado y su cuerpo dinamitado. Su familia testificó que tuvieron que coserle las manos al resto del cuerpo antes de enterrarlo.

Otros dos militares fueron condenados por la muerte del periodista en un juicio diferente en 2008. Uno de los uniformados acusó después a Urresti de integrar el grupo que asesinó al periodista. Urresti ha dicho en el pasado que lo acusan "sin pruebas".

Huanta, a 612 kilómetros al sureste de Lima, fue una de las ciudades más violentas durante la guerra interna entre 1980 y 2000. Según una Comisión de la Verdad el conflicto dejó unos 70.000 muertos, la mayoría peruanos de aldeas rurales y cuya lengua materna no era el español.