México: Allanan laboratorio de fentanilo en noroeste

Policías estatales allanaron un laboratorio clandestino donde se producía el opioide sintético fentanilo, el segundo laboratorio de este tipo detectado en México en los últimos cuatro meses, dijeron...

Policías estatales allanaron un laboratorio clandestino donde se producía el opioide sintético fentanilo, el segundo laboratorio de este tipo detectado en México en los últimos cuatro meses, dijeron el jueves las autoridades.

El laboratorio fue descubierto en una casa de un sector de clase media de Culiacán, la capital del estado de Sinaloa, en el noroeste de México.

El subsecretario de Seguridad Pública de Sinaloa, Carlos Hernández Leyva, dijo que la policía efectuaba un patrullaje en un vehículo blindado cuando fueron atacados a tiros. Los oficiales persiguieron a los agresores hasta una casa, pero huyeron por una puerta trasera, agregó. La policía solicitó una orden de cateo y encontró recipientes con sustancias químicas.

En diciembre, agentes federales arrestaron a cuatro personas durante un allanamiento a una casa en la que había un laboratorio en el que supuestamente se producía fentanilo en el noroeste de la Ciudad de México.

En noviembre de 2017, soldados encontraron docenas de kilogramos de ingredientes químicos para la fabricación de fentanilo en otro laboratorio en las afueras de Culiacán.

Gran parte del fentanilo enviado a Estados Unidos se origina en China, pero a menudo es contrabandeado a través de México, donde es convertido en pastillas. Debido a la falta de pericia en la elaboración de las mezclas, la policía ha encontrado discrepancias mortales en las dosis de fentanilo contenido en el mismo lote de pastillas. Los cárteles mexicanos también producen la droga con precursores químicos importados principalmente de China.

El fentanilo es 50 veces más potente que la heroína y puede ser letal incluso en pequeñas dosis. El superastro musical Prince murió de una sobredosis accidental de fentanilo en 2016, y ese año, los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos dijeron que la droga y sus análogos causaron la muerte de más de 20.000 estadounidenses.