Países mediterráneos niegan entrada a barco con 64 migrantes

Un barco humanitario con 64 migrantes rescatados estaba varado el jueves en el Mar Mediterráneo luego de que Italia y Malta denegaron su entrada a puerto y la gente se encontraba apiñada en cubierta...

Un barco humanitario con 64 migrantes rescatados estaba varado el jueves en el Mar Mediterráneo luego de que Italia y Malta denegaron su entrada a puerto y la gente se encontraba apiñada en cubierta mientras se avecinaba una tormenta.

La negativa prepara el escenario para un nuevo enfrentamiento en la región, que sólo se resolverá si los gobiernos europeos aceptan a los solicitantes de asilo.

La embarcación estaba cerca de la isla italiana de Lampedusa, explicó el jueves Carlotta Weibl, vocera de la organización humanitaria alemana Sea-Eye. "Malta dice que no podemos entrar en sus aguas y es poco probable que obtengamos permiso de Italia", agregó.

El barco de Sea-Eye, el Alan Kurdi, rescató a los migrantes el miércoles cerca de Libia, cuando buscaba a un barco con 50 migrantes que está desaparecido desde el lunes y otros 40 migrantes desaparecidos desde la semana pasada.

"Hay pocas probabilidades de que estén vivos", dijo Weibl.

Entre los 64 migrantes rescatados se encontraban cinco niños y un bebé recién nacido, dijo el grupo, pero Weibl dijo que el buque es demasiado pequeño para tanta gente y que algunos dormían en cubierta cuando empezaba a llover y se acercaba una tormenta.

El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, informó el miércoles que la embarcación alemana debería "ir a Hamburgo", pero Weibl explicó que "es un viaje de 3-4 semanas. No tenemos comida ni agua, así que eso es completamente imposible".

Enfrentamientos similares en los últimos meses se resolvieron cuando otros miembros de la UE aceptaron recibir a los migrantes, pero muchos de ellos siguen varados en centros para migrantes en Malta y Lampedusa.

El buque Alan Kurdi lleva el nombre de un niño kurdo de tres años que murió ahogado en el mar en 2015 cuando huía con su familia de la guerra en Siria. La foto de su cuerpo sin vida recorrió el mundo y provocó una ola de solidaridad con los migrantes.

Sin embargo, desde entonces el estado de ánimo en Europa se ha vuelto contra la ayuda a los migrantes. Weibl dijo que, por el momento, el Alan Kurdi es el único buque humanitario que opera en el Mediterráneo porque muchos gobiernos han negado a los buques el permiso para operar.