Buena parte de Venezuela sufre nuevo apagón

Buena parte de Venezuela sufría el martes una interrupción del suministro eléctrico que muchos temen pueda convertirse en una repetición del caos de hace dos semanas durante el apagón más amplio y...

Buena parte de Venezuela sufría el martes una interrupción del suministro eléctrico que muchos temen pueda convertirse en una repetición del caos de hace dos semanas durante el apagón más amplio y prolongado en la historia del país.

El servicio cesó el lunes alrededor del mediodía y afectaba aparentemente a la mayoría de los 23 estados. Las autoridades declararon que sería restaurado en horas y algunas luces regresaron, pero antes del anochecer volvieron a apagarse en buena parte del país, afectando las comunicaciones.

Johnny Vargas, trabajador de restaurante, se dijo frustrado. "Lo que provoca es irse más bien para afuera, a buscarse otro rumbo, porque aquí Venezuela no tiene chance ya, no tiene vida. Ya la gente no puede trabajar, no podemos hacer nada".

Como ocurrió con el apagón anterior, el gobierno de Nicolás Maduro culpó a la oposición, con el supuesto respaldo de Estados Unidos, de sabotear la represa de Guri, que provee la mayor parte de la electricidad del país.

Se trató de "un plan macabro, perverso, construido desde Washington y ejecutado con factores de la derecha extremista venezolana", afirmó la vicepresidenta Delcy Rodríguez a la televisión estatal.

Rodríguez anunció el martes en Twitter que las actividades escolares y laborales seguirían suspendidas el miércoles mientras se regularizaba todo.

Las autoridades aseguraron que el “ataque” fue controlado, pero esto no mermó el enojo de los capitalinos que tuvieron que ir a pie a sus casas debido a que el servicio del metro fue suspendido.

La población quedó aún más irritada en la noche y muchos salieron a sus ventanas y balcones haciendo sonar cacerolas para expresar su descontento.

El martes por la mañana estaban cerrados los bancos, las tiendas y otros comercios en Caracas.

Sentado en una banca en una plaza, Armando Taioli, de 72 años, opinó que el apagón es producto de la falta de mantenimiento de la red eléctrica agravada por la presión del crecimiento demográfico.

Netblocks, una organización no gubernamental con sede en Europa que monitorea la censura en internet, dijo que el apagón afectó el 90% de la infraestructura de telecomunicaciones venezolana. Incluso el canal estatal de televisión salió del aire.

Autoridades del aeropuerto Simón Bolívar, el principal del país, informaron mediante Twitter que su generador de emergencia estaba operando y que los vuelos internacionales han mantenido su cronograma. Muchas aerolíneas internacionales han dejado de volar a Venezuela en los últimos años.

Sin posibilidad de cobrar con tarjetas de crédito y débito y ante la habitual escasez de billetes, muchos comerciantes se vieron forzados a vender sus mercaderías a crédito como una medida desesperada sobre todo los productos refrigerados con riesgo de descomponerse.

"A muchos nos los conozco, pero prefiero venderle a un desconocido y confiar que venga a pagarme que perderlo todo. En este país todavía hay gente honesta", dijo José Ferreira, de 58 años, quien vendía trozos de carne vacuna, jamón, queso y mantequilla en una barriada del centro.

El de Ferreira se contaba entre los pocos comercios que abrieron sus puertas el martes.

“Me gustaría comprar más pero hay que cocinarla y comerla de una vez para evitarnos problemas, no quiero ni pensar en enfermarme", dijo Rocío Pérez, un ama de casa de 31 años que compró a crédito un kilo de carne a un precio equivalente a un salario mínimo.

En algunas zonas de Caracas donde el servicio eléctrico se reanudó cerca del mediodía se podía ver a personas sentadas al borde de las calzadas tratando de comunicarse con sus teléfonos móviles.

“Casi no hay señal, pero he tenido suerte, me han caído dos llamadas desde que estoy aquí”, dijo Carlos Jaimes, un oficinista de 25 años que trataba de comunicarse con familiares en el oriente del país.

Los apagones ocurren en medio de una tensa pugna entre el gobierno y la oposición y ante nuevas sanciones económicas estadounidenses.

El gobierno de Washington, que abiertamente aboga por la salida de Maduro, ha negado ser el responsable de los apagones.

Expertos en electricidad y el dirigente opositor Juan Guaidó han aseverado que la crisis se debe a años de corrupción e incompetencia en el sector eléctrico.

Guaidó afirmó el martes que la incapacidad de la administración de Maduro se evidencia en que "ya cambiaron la versión del ciberataque, ahora es un sabotaje".

"Este régimen es tan inútil que tiene una guerra eléctrica imaginaria", dijo Guaidó en una sesión de la Asamblea Nacional en la que rechazó la versión de "sabotaje" como causa de los apagones.

José Aguilar, un experto en la red eléctrica local, dijo que tanto las imágenes de un incendio que el gobierno compartió el martes así como información de los ingenieros en el campo, indican que el incendio --que habría ocasionado el segundo apagón del lunes por la noche-- comenzó dentro de uno de los tres transformadores críticos cerca de la hidroeléctrica de Guri. Aguilar atribuyó el incendio a la negligencia, afirmando que los equipos que facilitan el paso de la corriente eléctrica no se mantienen regularmente.

En otros hechos, el presidente ecuatoriano Lenín Moreno recibió el mismo día las cartas credenciales del nuevo embajador venezolano René de Sola, representante de Guaidó, quien ha sido reconocido por decenas de gobiernos como el legítimo presidente de Venezuela. A pesar de que De Sola cuenta con la aceptación del gobierno ecuatoriano, la misión diplomática de ese país sigue bajo el mando del encargado de negocios Pedro Sassone.

--------

Los periodistas de The Associated Press Clbyburn Saint John y Jorge Rueda en Caracas, y Gonzalo Solano en Quito contribuyeron en este despacho.