La Corte Suprema de Myanmar decidirá sobre la apelación presentada por los abogados de dos corresponsales de Reuters sentenciados a cárcel en el país por su cobertura del trato a los musulmanes rohinya.

Los reporteros Wa Lone y Kyaw Soe Oo siguen en la Prisión Insein mientras sus abogados asisten a la audiencia del tribunal en la capital, Naypyitaw. Las esposas de los periodistas también acudieron a la audiencia y trajeron a sus hijos pequeños.

Las condenas contra los periodistas de siete años de cárcel, supuestamente por haber violado la Ley de Secretos Oficiales del país, han sido duramente criticada por grupos de derechos humanos, asociaciones periodísticas y diversos gobiernos del mundo. Subrayan las dificultades que tiene la prensa en Myanmar, incluso después de la salida de la dictadura militar y el comienzo de un gobierno elegido, dirigido por la ganadora del Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi.

Los partidarios de los periodistas detenidos afirman que éstos fueron encarcelados injustamente en represalia por su cobertura de la brutal represión de los rohinya en la provincia de Rakhine.

Más de 700.000 rohinya huyeron a la vecina Bangladesh tras la ofensiva iniciada en agosto del 2017. Hay quienes califican la ofensiva como limpieza étnica o incluso genocidio por parte de las fuerzas de seguridad de Myanmar.

El caso está bajo apelación en la Corte Suprema debido a denuncias de que los fallos de tribunales anteriores contuvieron errores de procedimiento. Una apelación entregada a otro tribunal en enero fue rechazada bajo el argumento de que los abogados no lograron demostrar que Wa Lone, de 32 años, y Kyaw Soe Oo, de 28, eran inocentes.