Como resultado del cambio climático, 32 millones de españoles, alrededor de dos tercios de la población del país, conviven con temperaturas más elevadas, veranos más largos y noches tropicales más frecuentes, dijo el martes la agencia meteorológica nacional.

Los datos recopilados en las últimas cuatro décadas muestra que el clima semiárido, que prevalecía únicamente en el sur de España y en algunas cuencas hidrográfica, se arraigó en más de 30.000 kilómetros cuadrados (12.355 millas cuadradas), el equivalente al 6% de la superficie terrestre del país, explicó la AEMET.

Los veranos crecieron un promedio de nueve días más por década y ahora duran cinco semanas más que eran a principios de 1980, señaló el vocero de la agencia, Rubén del Campo.

A partir de abril, la AEMET hará públicos sus datos sobre el cambio climático recopilados por 58 observatorios.