MSF: migrantes retenidos en Libia sufren desnutrición

Docenas de migrantes sufren desnutrición en un centro de detención de la capital de Libia, dijo una ONG internacional el jueves.Según Médicos Sin Fronteras (MSF), su encuesta mostró que en el centro...

Docenas de migrantes sufren desnutrición en un centro de detención de la capital de Libia, dijo una ONG internacional el jueves.

Según Médicos Sin Fronteras (MSF), su encuesta mostró que en el centro de detención de Sabaa, en Trípoli, hay más de 300 personas, incluyendo más de 100 menores. Alrededor de 75 detenidos están desnutridos o tienen falta de peso y los niños sufren un mayor riesgo de padecer malnutrición moderada o severa, añadió el grupo. Varias personas dijeron que recibían una única comida cada dos o tres días, y los recién llegados esperan hasta cuatro para recibir alimentos.

"Lo que hemos visto hoy en este único centro de detención es sintomático de un sistema descontrolado, injustificado e imprudente que pone en riesgo las vidas de los migrantes y refugiados”, apuntó Karline Kleijer, directora de emergencias de MSF.

Kleijer pidió a las autoridades libanesas que liberen a los detenidos en Sabaa, de los cuales casi la mitad son mujeres que llevan retenidas seis meses o más.

Libia se sumió en el caos tras la revuelta de 2011 que derrocó a Moamar Gadafi. Desde entonces, la nación del norte de África se ha convertido en un punto de transito importante para los migrantes que huyen de la pobreza y las guerras en el continente y buscan una vida mejor en Europa.

Grupos de derechos sostienen que en Libia los migrantes se enfrentan a explotación y abusos a manos de los traficantes de personas y las milicias locales.

En los últimos años, países europeos han proporcionado formación y fondos a las autoridades libias para reducir las peligrosas travesías marítimas que se han cobrado miles de vidas. Pero los críticos señalan que estos esfuerzos han dejado a los migrantes atrapados en el país.

Sam Turner, director de la misión de Médicos Sin Fronteras en Túnez, señaló que las políticas migratorias de la Unión Europea “están resultando directamente en que la gente quede retenida en estas condiciones en Libia”.

"Este es un enfoque extremadamente cínico (...) y el costo son vidas humanas”, agregó.

El mes pasado, la policía libia intervino para frenar una protesta de migrantes retenidos en el centro de Trig al-Sikka, en Trípoli, provocando enfrentamientos que causaron cerca de 50 heridos, según la agencia migratoria de Naciones Unidas.

Médicos Sin Fronteras estima que en Libia hay unos 670.000 migrantes, 5.700 de ellos en centros de detención en los que están expuestos a abusos de los derechos humanos como extorsión, tortura, violencia sexual y trabajos forzados.