Hamás dice que Israel "pagará" tras el bombardeo en Gaza

  • Han muerto nueves personas.
  • Israel justifica los bombardeos: "Queremos prevenir un nuevo lanzamiento de cohetes a Israel al alcanzar a terroristas involucrados".

El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) ha asegurado este lunes que Israel "pagará el precio por la escalada de violencia" del Ejército de Israel, horas después de la muerte de nueve personas, entre ellas siete miembros de su brazo armado, las Brigadas Ezzeldin al Qassam, en un bombardeo de la aviación israelí sobre Gaza en respuesta al lanzamiento de cohetes.

Las propias Brigadas Ezzeldin al Qassam aseguraron el domingo haber recuperado los cuerpos de dos de los fallecidos, identificados como Ibrahim al Balawi y Abdul Rahman Zamili, tal y como ha recogido la agencia palestina de noticias Maan. Por su parte, el Ejército israelí confirmó una operación que tenía como objetivo "prevenir un nuevo lanzamiento de cohetes a Israel al alcanzar a terroristas involucrados en los disparos en la zona central de la franja".

El portavoz de la formación islamista, Sami Abu Zuhri, ha indicado que "el asesinato por parte del enemigo de varios miembros de las Brigadas Ezzeldin al Qassam y de la resistencia es una grave escalada (de violencia), por la que pagará el precio", según ha informado la agencia palestina de noticias Maan.

El ataque sucede a una jornada en la que más de 25 cohetes fueron disparados desde Gaza a territorio israel. En total, más de 150 proyectiles han sido lanzados en las últimas tres semanas, unas agresiones que fueron respondidas por varios ataques aéreos israelíes.

Restaurar la calma

El domingo, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha tratado de tranquilizar a sus ciudadanos asegurando que el Gobierno está haciendo todo lo posible por restaurar la calma en el sur, donde en los últimos días han caído decenas de cohetes disparados desde la Franja de Gaza, pero ha defendido la necesidad de actuar con la "cabeza fría".  

"Estamos trabajando en varios frentes de manera simultánea", ha subrayado Netanyahu al inicio del consejo de ministros semanal. "Esta noche hemos actuado contra muchos objetivos de Hamás en Gaza y el objetivo de todas nuestras acciones es restaurar la paz y la seguridad para todos los ciudadanos israelíes, especialmente en el sur", ha asegurado.

Haremos lo que esté en nuestro poder para restaurar la paz y la seguridad en el surEl primer ministro ha descartado por el momento lanzar un asalto a gran escala contra Gaza, desde donde en los últimos días ha habido un continuado lanzamiento de cohetes hacia Israel. "La experiencia ha demostrado que en momentos como este tenemos que actuar de forma responsable y con la cabeza fría y no con palabras duras e impetuosidad", ha defendido.

No obstante, ha dejado claro que "haremos todo lo que esté en nuestro poder para restaurar la paz y la seguridad en el sur", según ha informado la radio israelí.

Netanyahu también ha hecho referencia a la tensión que se vive en Jerusalén, donde en los últimos días ha habido disturbios con palestinos y árabe-israelíes a raíz del asesinato de un adolescente palestino presuntamente en venganza por el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes en Cisjordania.

Netanyahu y varios miembros de su Gobierno han acusado en reiteradas ocasiones a Hamás de estar detrás de los sucesos, si bien por el momento no han presentado pruebas que respalden sus aseveraciones. El grupo islamista ha rechazado tener relación con los secuestros, cuya autoría fue reclamada por el brazo armado del Movimiento Al Fatá, las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa.

Intento de secuestro de un niño

Por otro lado, los seis extremistas judíos detenidos por el secuestro y asesinato el pasado miércoles del adolescente palestino Mohamed Abú Judeir al parecer intentaron secuestrar a un niño palestino de nueve años un día antes, según recoge la prensa israelí.

Abú Judeir, de 16 años, fue secuestrado y quemado vivo. Su cuerpo fue hallado en el Bosque de Jerusalén el miércoles en lo que parece una venganza por el asesinato de tres jóvenes colonos israelíes secuestrados el 12 de junio cerca de Hebrón.

Un día antes del secuestro y asesinato de Abú Judeir los sospechosos habrían intentado raptar a Musa Zalum, de 9 años. El hecho fue denunciado a la Policía, pero no se le dio credibilidad, según se ha sabido este domingo. Los detenidos están bajo custodia del Shin Bet, los servicios secretos israelíes para el interior de Israel y los terriotorios palestinos ocupados.

La ley israelí permite mantener a los sospechosos de terrorismo bajo custodia sin recibir asistencia legal durante diez días, un plazo que puede ampliarse hasta los 21 días con autorización judicial. Durante este periodo la Policía no tiene necesidad de presentar cargos.