Un joven jugador de lacrosse en Delaware no puede participar en el equipo de su escuela porque tiene la cabeza demasiado grande y no le cabe el casco.

Billy Boyd, de 15 años, tiene una cabeza de 64 centímetros (25 pulgadas) de circunferencia cuando el promedio es de entre 53 y 58 centímetros (entre 21 y 23 pulgadas), reporta el diario News Journal of Wilmington.

Los cascos disponibles para ese deporte no vienen con la talla de Billy, y por lo tanto no puede competir.

Hasta ahora Billy y su padre, residentes de Cape Henlopen, han tratado de buscar cascos que se ajusten a sus medidas, pero sin éxito.

El diario Boston Globe reporta que la empresa Cascade-Maverik ha creado un casco más grande para Tehoka Nanticoke, jugador de la Universidad de Albany.

El vicepresidente a cargo de lacrosse de la empresa, Roland LaRose, declaró que posiblemente puedan fabricar un casco para Boyd ya que la compañía ha creado “un proceso de manufactura alternativo”.