El ejército de Israel intensificó la búsqueda de un agresor palestino cuando las autoridades anunciaron que un segundo israelí murió de heridas infligidas durante el tiroteo en Cisjordania el día previo.

Ahiad Ettinger, de 47 años y padre de 12 hijos, murió de las heridas causadas por el ataque con arma de fuego y puñal cerca del asentamiento de Ariel el domingo, informó el hospital Beilinson. También durante el ataque falleció el soldado de 19 años Gal Keidan, y otro soldado quedó herido de gravedad.

Ettinger, un rabino ordenado, vivía en el asentamiento de Cisjordania y dirigía un seminario religioso en Tel Aviv. Logró disparar algunas veces su pistola personal antes de ser baleado.

“El trabajo de vida del rabí Ettinger continuará y estará entre nosotros tras su muerte, y la fuerza que le dio a sus pupilos y la comunidad que dirigía continuarán a fortalecernos en medio de la enorme pena y dolor”, dijo el presidente Reuven Rivlin.

Los soldados israelíes fueron casa por casa durante la noche en busca del agresor, identificado como un palestino de 19 años, y cortaron el acceso de un conjunto de aldeas donde se cree que está escondido.

“Conocemos la identidad del atacante... y las fuerzas de seguridad están cerca de él”, dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu cuando visitó el lugar del tiroteo. “Estos terroristas no nos desplazarán de aquí, sucederá lo contrario”.

El ejército informó que el agresor mató a puñaladas a Keidan, el soldado, antes de robar su arma de fuego y disparar a los vehículos que pasaban. Entonces robó otro automóvil y se alejó a toda velocidad, disparando hacia más soldados antes de escaparse a una cercana aldea palestina.