El gobierno sirio, en medio de un diálogo con el enviado especial de la ONU, declaró el domingo que la constitución es un tema interno que será decidido únicamente por los habitantes del país sin intervención extranjera.

Las declaraciones fueron formuladas por el ministro de exteriores sirio Walid al-Moalem en una reunión con el enviado especial de la ONU Geir Pederson.

Pederson, quien en enero asumió funciones, llegó el domingo al país para reunirse con funcionarios responsables. El emisario enfatizó que la creación de una comisión para la reforma constitucional en Siria "podría abrir las puertas a un proceso político”.

La comisión de 150 miembros representa al gobierno, a la oposición y a la sociedad civil, y es vista por la ONU como una herramienta para convocar a elecciones libres y poner fin a la guerra civil.