De ahora en adelante cuando una persona muestre el dedo medio a las autoridades en Michigan, éstas tendrán que pasarlo por alto.

Un tribunal federal de apelaciones en el estado falló que los derechos constitucionales de una mujer fueron violados cuando recibió una multa por exceso de velocidad por enseñar el dedo medio a un agente de un suburbio de Detroit en 2017. La decisión significa que la demanda interpuesta por Debra Cruise-Gulyas puede proceder.

El tribunal determinó que el agente Matthew Minard “debería haberlo pensado mejor”, incluso si la conductora fue grosera.

Minard detuvo a Cruise-Gulyas y la multó por una violación menor. Pero cuando la dejó ir, la mujer le mostró el dedo medio.

El agente la volvió a detener y cambió la infracción por una más seria.

Cruise-Gulyas presentó una demanda, alegando se violaron sus derechos de libertad de expresión y contra una incautación.