Bolivia: detienen a policías por supuesta corrupción y abuso

Cinco policías bolivianos fueron detenidos y son investigados por su presunta vinculación con la muerte de dos chilenos, uno de ellos un conocido personaje de televisión en su país, y se suman a...

Cinco policías bolivianos fueron detenidos y son investigados por su presunta vinculación con la muerte de dos chilenos, uno de ellos un conocido personaje de televisión en su país, y se suman a otras denuncias que sacuden a una de las instituciones con peor imagen pública en Bolivia.

Sebastián Leiva, de 26 años y conocido como “Cangri” en el mundo mediático de Chile, fue hallado muerto el mes pasado junto a uno de sus amigos de una presunta intoxicación e hipotermia en el desierto boliviano a un kilómetro de la frontera con Chile.

La zona donde fueron hallados los cuerpos es un paso de la cocaína boliviana a Chile que con frecuencia es intercambiada por automóviles robados en ese país, según la policía de Bolivia.

Los detenidos son investigados por la “presunta venta del vehículo” en el que estaban los chilenos, dijo el comandante de la policía, Rómulo Delgado.

Por su parte, el fiscal general Juan Lanchipa explicó que los detenidos “no están relacionados directamente con la muerte” pero son investigados por “presunto robo agravado”.

Otros ocho agentes fueron suspendidos el martes y son investigados por la supuesta violación de una detenida brasileña en una cárcel de una pequeña ciudad del oriente, informó Delgado. El caso fue denunciado por un senador de la oposición.

“Los casos de corrupción que involucran a policías están en investigación en la justicia y en vía disciplinaria”, señaló Delgado.

La semana pasada la fiscalía denunció a un jefe policial por presuntamente comandar una red que cobraba sobornos a contrabandistas a cambio de protección. “Es la propia policía que activó la primera denuncia”, dijo el ministro de Gobierno, Carlos Romero, de cuyo despacho depende esa institución de seguridad. Agregó que todos los casos que involucran a policías son derivados a la justicia para su sanción penal.

A principios de año otros jefes policiales fueron detenidos y destituidos por sospechas de cobros ilegales a postulantes a la academia.

En diversas encuestas la policía aparece como una de las instituciones con menos credibilidad entre la opinión pública boliviana.