Tornado destruye 10 casas en Nuevo México y lesiona a 5

Un tornado que arrancó los techos de edificios y provocó heridas a cinco personas de una pequeña localidad de Nuevo México ha dejado una estela de escombros que las autoridades dijeron esperarían...

Un tornado que arrancó los techos de edificios y provocó heridas a cinco personas de una pequeña localidad de Nuevo México ha dejado una estela de escombros que las autoridades dijeron esperarían para limpiar debido a los fuertes vientos que siguen azotando la región el miércoles.

El tornado tocó tierra en las afueras de Dexter el martes por la tarde para después ingresar rápidamente a la localidad de Roswell, ubicada a 29 kilómetros (18 millas) al sur, donde los heridos tuvieron que ser trasladados a hospitales. Las víctimas sufrieron heridas que no ponen sus vidas en peligro, dijeron las autoridades.

El tornado “se llevó” aproximadamente 10 viviendas en una calle de la localidad, que cuenta con una población de 5.000 personas, dijo Mike Herrington, jefe del Departamento de Policía del condado de Chaves. Una lechería tuvo que sacrificar a 150 vacas que resultaron heridas, agregó.

Se prevé que las clases se suspendan por el resto de la semana, y todas las entradas a la ciudad han sido cerradas, ya que los vientos de 90 a 110 kilómetros por hora (60 a 70 millas por hora) continúan revolviendo los escombros y otros restos que dejó el tornado a su paso.

“Está volando como si fuera metralla”, dijo Herrington en una entrevista telefónica. “Está soplando en un círculo... Simplemente no es un ambiente bueno y seguro”.

La fuerza del tornado no ha sido determinada por un equipo del Servicio Nacional de Meteorología que fue enviado a la zona, comentó el meteorólogo Chuck Jones.

El tornado se produjo en medio de un fuerte sistema de tormentas que no se pronosticaba que cediera a medida que avanzaba hacia el noreste del país, señaló Jones. “Se está intensificando y fortaleciendo muy rápido”, añadió.

A unos 322 kilómetros (200 millas) al noreste de Dexter, las autoridades dijeron que los fuertes vientos descarrilaron un tren en las llanuras desérticas cerca de Logan, un poblado de unos 1.000 residentes.