Las autoridades de inteligencia estadounidenses están preocupadas ante un nuevo intento de la red al-Qaeda por crear una bomba indetectable en los retenes de seguridad de los aeropuertos, dijo el miércoles un funcionario antiterrorista, por lo que Estados Unidos ha solicitado medidas de seguridad más estrictas en algunos aeropuertos del extranjero.

Los grupos trabajan para perfeccionar un dispositivo explosivo que pudiera engañar a la seguridad aeroportuaria El funcionario, que pidió guardar el anonimato porque carece de autorización para hablar públicamente sobre el asunto, declinó describir el tipo de información que ocasionó que se lanzara esta advertencia. Pero las autoridades han planteado anteriormente su preocupación sobre explosivos no metálicos implantados quirúrgicamente dentro del cuerpo de un viajero, diseñados para ser indetectables por los detectores de metales y en las revisiones al tacto.

Las autoridades estadounidenses de inteligencia han captado indicios de que los fabricantes de bombas de la filial de al-Qaeda en Yemen han viajado a Siria para unir fuerzas con la filial de esa red terrorista en ese país. Los grupos trabajan para perfeccionar un dispositivo explosivo que pudiera engañar a la seguridad aeroportuaria, de acuerdo con el funcionario antiterrorista.

Estadounidenses y otros ciudadanos occidentales han viajado a Siria el año pasado para unirse al combate del Frente Nusra contra el gobierno sirio. El temor es que combatientes que tengan un pasaporte estadounidense u de otro país occidental —y por lo tanto sean revisados en forma menos exhaustiva por las autoridades de seguridad— pudieran transportar una bomba de este tipo en un avión estadounidense.