Autoridades eclesiásticas impondrán restricciones ministeriales a dos exobispos acusados de agresión sexual, anunció el lunes el arzobispo de Baltimore William E. Lori.

Lori dijo que las autoridades terminaron una investigación de las denuncias de que el exobispo de Virginia Occidental Michael J. Bransfield acosó a adultos y cometió faltas financieras.

Mientras se espera de la última evaluación de la Santa Sede, Bransfield no podrá desempeñar ningún ministerio sacerdotal o episcopal en la Arquidiócesis de Baltimore ni en la Diócesis de Wheeling-Charleston. La misma medida se aplicará para Gordon Bennett, otro exobispo.

Bennett sirvió en Baltimore, Maryland y Mandeville, Jamaica. Renunció en 2006 cuando fue denunciado por acosar sexualmente a un adulto joven.