Una niña de 7 años con un tumor cerebral potencialmente mortal recibió un gran apoyo de algunos agentes policiales peludos de Wisconsin.

Emma Mertens ama a los perros, por lo que más de 30 agentes con sus perros policía visitaron a la pequeña en su casa ubicada en la localidad de Hartland. Los agentes viajaron desde el sureste de Wisconsin para sorprender a la niña el fin de semana.

Los ojos de Emma “eran del tamaño de platos” cuando entraron los uniformados, comentó Rick Orlowski, agente de la policía de West Allis. Agregó que la pequeña no dejó de sonreír.

Emma tiene un glioma pontino intrínseco difuso, también conocido como tumor GPID. Un amigo de la familia había publicado una solicitud en las redes sociales para que la gente enviara fotografías de sus perros. La familia de la pequeña dijo que ha recibido miles de cartas y fotos de todo el mundo.