Respuesta al ébola en Congo afectada por violencia

Los trabajadores de salud que batallan el ébola en el este de Congo enfrentan “un clima de profunda desconfianza de las comunidades” casi siete meses después del inicio del brote, dijo el jueves la...

Los trabajadores de salud que batallan el ébola en el este de Congo enfrentan “un clima de profunda desconfianza de las comunidades” casi siete meses después del inicio del brote, dijo el jueves la organización Médicos Sin Fronteras.

El grupo de ayuda suspendió temporalmente sus operaciones en dos centros de tratamiento ubicados en el epicentro del brote luego que ambos fueron incendiados por atacantes no identificados.

Ha habido unos “30 incidentes y ataques diferentes contra elementos de la respuesta” en el este de Congo, dijo la presidente del grupo Joanne Liu en declaraciones a reporteros en Ginebra.

"La atmósfera existente solamente puede ser calificada de tóxica”, dijo. “Eso muestra cómo la respuesta no ha escuchado ni actuado sobre las necesidades de los más afectados”.

Como resultado, muchas personas siguen renuentes a llevar a los enfermos a los centros de tratamiento. Más de 40% de las muertes siguen ocurriendo en comunidades en lugar de en los centros de tratamiento de ébola, de acuerdo con Médicos Sin Fronteras.

El uso de fuerzas de seguridad en el área también complica las cosas, dijo Liu.

"Usar a la policía para obligar a la gente a cumplir con las medidas de salud no solamente es inmoral, sino también contraproducente”, dijo.

Congo ha sufrido brotes periódicos de ébola desde que el virus fue identificado por primera vez en 1976 y su actual epidemia es considerada ahora la segunda más mortífera en la historia en todo el mundo.

Al menos 569 personas han muerto de los 907 casos confirmados, de acuerdo con la Organización Mundial de Salud.