México: vecinos resisten operativo contra robo combustible

Pobladores pagados por una banda especializada en el robo de combustible intentaron frenar un operativo conjunto de efectivos federales y estatales con piedras, palos y la quema de vehículos en una...

Pobladores pagados por una banda especializada en el robo de combustible intentaron frenar un operativo conjunto de efectivos federales y estatales con piedras, palos y la quema de vehículos en una comunidad en el estado de Guanajuato, en el centro de México, informaron las autoridades.

Las fuerzas de seguridad lograron tomar al final el control de la situación y liberaron a seis personas secuestradas, en un hecho que puso de relieve que en algunos puntos del país el crimen organizado sigue contando con apoyo de las comunidades. El operativo fue uno de los más importantes desplegado por el nuevo gobierno federal.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, que nada más llegar al poder inició una lucha frontal contra el robo de combustible, lamentó el martes que los criminales todavía cuenten con el apoyo de parte de los ciudadanos y les instó a éstos que si necesitan apoyos se lo pidan al gobierno.

“Si ustedes requieren de trabajo, porque no hay oportunidades de empleo (...) cuenten con nosotros, nosotros les ofrecemos eso”, dijo el mandatario.

Según informó el fiscal del estado el lunes por la noche, Carlos Zamarripa, el operativo, en el que participaron marinos, soldados, policías federales y estatales, tuvo lugar la madrugada del lunes en la comunidad de Santa Rosa de Lima. No hubo personas heridas y sí detenidos, aunque las autoridades no especificaron cuántos porque el operativo seguía en marcha.

Indicaron que se liberó a seis personas que habían sido secuestradas, entre ellos elementos de la policía municipal que tenían días en el lugar y habían sufrido maltratos. También se incautaron armas, drogas, vehículos de lujo, camiones y cisternas con hidrocarburo y unos sobres tipo nómina con dinero dentro en los que puede leerse “Cobranza” con sellos de la organización criminal, el llamado cártel de Santa Rosa, que traen el siguiente lema escrito: “Se les notifica, familiares deben salir a manifestarse cuando se requiera”.

En videos mostrados por las propias autoridades se observan varios incendios en distintas vialidades con los que se pretendía paralizar la acción gubernamental, una técnica habitual entre los grupos del crimen organizado.

“Encontramos una férrea oposición por un sector de la población” que conformó una “turba violenta” pero finalmente se logró controlarla, dijo el secretario de Seguridad Pública estatal, Alvar Cabeza de Vaca. Otra parte de los vecinos, agregó el funcionario, se mostraron agradecidos porque vivían con miedo.

Según Sophía Huett, de la unidad de análisis y estrategia para la seguridad ciudadana del estado, ese tipo de manifestaciones de parte de la ciudadanía “corresponde a un acto estratégico por parte de estas organizaciones criminales e incluso un acto pagado”.

El fiscal del estado agregó que la policía municipal “fue omisa completamente” y no atendió las llamadas de emergencia de la población, ni a la quema de vehículos, ni a las que les hicieron las autoridades federales.

El gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez, fue más allá al lanzar un llamamiento al gobierno local de Villagrán, municipio al que pertenece Santa Rosa: “Yo más bien le pido al alcalde que ponga a trabajar a sus policías municipales a favor de la ciudadanía y no de la delincuencia”.

“No nos vamos a detener”, agregó. “Hay estado de derecho y mano firme”.