Partido de centro-derecha gana elecciones en Estonia

Un partido de centro-derecha que gobernó Estonia durante más de una década ganó el domingo los comicios generales, mientras que un partido populista de extrema derecha logró un importante avance a...

Un partido de centro-derecha que gobernó Estonia durante más de una década ganó el domingo los comicios generales, mientras que un partido populista de extrema derecha logró un importante avance a pesar de los esfuerzos para que no progresara.

Los resultados preliminares muestran que el opositor Partido de la Reforma recibió 28,8% de los votos, el que más obtuvo. Esta agrupación, que está a favor de la aplicación de impuestos bajos y de una participación mínima del gobierno, ocupó la oficina del primer ministro del país de 2005 a 2016.

El socio principal en la coalición gobernante actual, el Partido del Centro del primer ministro Juri Ratas, recibió el 23,1% de los votos. El Partido Popular Conservador, conocido como EKRE y opuesto a la inmigración, terminó tercero con 17,8%.

Los partidos de la Reforma y del Centro, las dos principales corrientes políticas desde que Estonia recuperó su independencia durante el colapso de la Unión Soviética en 1991, compartían el objetivo electoral de evitar avances del EKRE.

Ese partido euroescéptico, encabezado por Mart Helme y su hijo Martin, recibió el 8,1% de los sufragios y siete escaños en el Parlamento durante los comicios de 2015. El resultado del 18% que obtuvo ahora se traduce en 19 bancas entre los 101 miembros del poder legislativo, conocido como Riigikogu.

Martin Helme, quien encabeza a la bancada del EKRE en el Parlamento, dijo que ve los avances de su partido como parte de una tendencia en Europa y otras partes del mundo.

“Creo que Estonia no es distinto a casi todos los otros países de Europa, donde existe una seria exigencia pública para (el avance de) partidos políticos que se opongan a la agenda globalizadora y al siempre creciente traspaso de poder desde los estados miembros (de la Unión Europea) a Bruselas”, afirmó.

Solo cinco partidos superaron el umbral del 5% de apoyo necesario para contar con presencia en el Parlamento.

Los dos partidos principales descartaron aliarse con el EKRE para formar coaliciones, bajo el argumento de que los populistas no tienen cabida en el gobierno estonio. Mart Helme dijo que aún no descarta la idea de integrarse a una coalición.

___

Mstyslav Chernov y Philipp-Moritz Jenne contribuyeron con este despacho.